DUDA EXISTENCIAL

José Alejandro Peña(Poeta sugerido)

 

Ando y voy sin ton ni son,
sin conocer bien el rumbo,
ni sé por qué soy oriundo
ni por qué yo aquí nací,
por qué en España crecí
y no en otro latifundio,
por qué yo llegué este mundo,
desde dónde vine aquí
¿alguien se acuerda de mi?

Quisiera saber quien soy,
de quien vengo, a dónde voy,
qué me depara el futuro.
Por mas que pienso, no acierto
a resolver la ecuación.
Sumo ideas y conceptos
y cuantas mas vueltas doy,
se presta a más confusión
y uno dudas al respecto.

Rebobino en mi pasado
y un barrido hago completo
y respuestas nunca encuentro
que me sofoquen mi enfado.
Pido a los que están a mi lado
y me miran con desprecio.
Y a los que no tengo aprecio,
creo en su reputación,
no me dejan nada claro.

Dime ¿a dónde recurrir
para despejar mis dudas?
¿Acaso debo morir
como si fuera un mal necio,
con una mente desnuda,
con dudas sobre mi ser?
¿Qué he de hacer, qué no he de hacer
para poder complacer
a esta mi mente sesuda?

Si alguien me puede ayudar
en esta ingente tarea
su atención yo le agradezco
por darme una solución
que suavice la marea.
Pues cuando miro al futuro
se obnubila mi razón.
Miro al frente y es un muro
que me nubla la visión.

¿Para qué tengo el cerebro
si no me sirve de nada?
Para curar mi afección
necesito una pomada
que mitigue la hinchazón.
¡Voto a dios que desespero,
que estoy lleno de amargura,
que por saber yo me muero,
o me convierte en locura!

El no saber me atormenta
y el saber troca en tortura!
y la duda me incrementa,
se retoma adversa y cruenta.
Y ya al fin recurro a Dios
y a mi Dios no me responde,
o se ha ido o es que se esconde,
si es así, díganme dónde,
o no tiene explicación.
©donaciano bueno.

El sentido de vida constituye una cuestión filosófica sobre el objetivo y el significado de la vida o la existencia en general. Este concepto se puede expresar a través de una variedad de preguntas relacionadas, tales como ¿Por qué estamos aquí?, ¿Qué es la vida? y ¿Cuál es el significado de todo esto?. Ha sido objeto de un gran estudio filosófico, científico, psicológico y teológico a lo largo de la historia. Ha habido un gran número de respuestas a estas preguntas desde diferentes puntos de vista junto con los orígenes culturales e ideológicos de cada civilización.

POETA SUGERIDO: José Alejandro Peña

José Alejandro Peña

La madeja que produce el sueño

No pensar en la estrella que se ha secado el rostro
con mis lágrimas.
No pensar en la nocturna capa de silencio
que nos destruye a cada instante.
No pensar en tus brazos cuando ya te has ido.
No pensar en la vida que nos roba la distancia
ni siquiera la luz que quiebra el vaso
o la madeja que produce el sueño.

La lumbre se despoja de sus manantiales

Ser la burbuja que asciende y se pierde.
Retornar. Ser la gota que la sed rebosa.
Dejar que avaro desnacer se oponga
destronado límite.
Todo final es triunfo.
Cada comienzo es ya una pérdida.
La lumbre se despoja de sus manantiales.
La burbuja contiene el cielo entero.
La burbuja y los pájaros, mas no la mariposa
vencida en el intento de su hazaña.

Fuga naciente

Si misteriosa lumbre vuelve
a sacudir los limbos de tu despertar
y tú, anónimo en la espera inconclusa,
sediento y ya sin fuerzas, gritas:
“Déjame ir, déjame ser la solitaria
estirpe de mi nombre…”,
y con desdén y frívolo rodeo
como buscando el centro
de tu propia esfera, respondes
con un gesto intercalado,
y una palabra y otra se hacen dueñas
de tu poderío…
Déjame ser la pausa insostenible
de la palabra que callas.
Déjame que vuelva de la luz a
la luz, quimera irretenible.
Brevedad. Fuga naciente.

Rodeo

El día comienza con la noche.
La noche comienza con la noche.
El día es un hueco en el cuerpo
de la noche.
La noche es como el viento: se desprende
y nace de sus propios límites.
Yo soy el viento sin origen
sin lugar en la noche.
Yo soy el comienzo del día
en la noche que se retrasa
o muere.
En su diafanidad la noche
es casi el día. Yo me cubro
la cara con las manos del día.
Yo tengo fe en el retorno
de cada noche no vivida.
Yo busco el equilibrio entre las
islas de verdadero reposo.

DILACIÓN

En un ojo de caballo se quemaban mis nervios.
En un latir de estatua iba la noche sola
el mar se había dormido en su nido de algas
y tú poesía flauta ebria de mis furias nacientes
remolino y muralla
cielo y sombra por la voz manando
torrente dilatado
fija proclama de abandono y rechazo
¿dónde
en qué silueta de árbol se esfumaron
la verdad
el misterio
la alegría…
las aves que se juntan para morir un poco
bajo la luz del polvo de tus huellas?
Del libro Iniciación Final (Santo Domingo, 1984).

SUMA DEL ECO

Por la quebrada muralla del
murmullo y la suma del eco
de la flor blanca
por la luz en zozobra y el desliz
de la causa olvidada
por el retraimiento de la palabra “soplo”
se ha desligado el hielo de su fiero
ademán púrpura.

El que sólo se posee a sí mismo
al desierto sin cactus llama “reino”
y es la luna su amparo
y el cielo su pisada.
Del libro “El Soñado Desquite” (1986)

EL BUSCADOR DE TESOROS

¿Eres tú el buscador de tesoros que duerme
en la espiral de una angustia que se olvida
en la noche?
No, le digo. Soy un grano de sol partido por la ola.
Y se arrincona en el ángulo del codo la nostalgia
o la lluvia.
¿Qué es eso que se adhiere al aire como una
flor de polvo?
¿Qué es el hombre sino una constancia sucesiva
de la nada que vierte y que lo vierte,
sustituto de su propio caminar?
Tú, que buscas en ti mismo,
¿qué ves? ¿qué has encontrado en ti
más duradero que tu propio vacío?
Huye de todo lugar, busca refugio
en la intemperie más abierta,
en la distancia impensada,
allí donde una palabra se renueva,
donde se forja tu camino,
donde todo regreso es nirvana.

Te sugiero seguir leyendo...
El viento ya se sabe, independiente,no torna la mirada a ningún lado,avanza sin sentirse acorralado,que…
Scroll Up