EL HOMBRE DEL SACO

EL POEMA Lee otros poemas RELIGIOSOS

 

Así que lo repitan no lo creo
quién fue que lo inventara nadie sabe,
mas fuera donde quiera esté la clave
aquí desde este púlpito le afeo
que aquello fue muy grave.

Que siguen resonando en mis oídos,
las noches que sufriendo pasé en vela,
haciéndome alumbrar de una candela
sufriendo el corazón ante los ruidos
pintando ya mi esquela.

Pecado era sin duda la palabra
y para resistir hombre del saco,
le hicieron a mi infancia un gran atraco
trocando a mi existencia de macabra
como un vulgar bellaco.

Pues dicen, ya se sabe, el miedo es libre
y quiero que lo sepan pasé miedo
metido, como estaba, en ese enredo
tan duro de roer, de tal calibre
que muerto allí me quedo.
©donaciano bueno

Te gusta, o no? Clic para tuitear

El hombre del saco (también llamado: viejo del saco, viejo del costal, el hombre de la bolsa, el viejo de la bolsa) es un personaje del folclore infantil hispánico. Se le suele representar como un hombre que vaga por las calles cuando ya ha anochecido en busca de niños extraviados para llevárselos metidos en un gran saco a un lugar desconocido. Este personaje es caracterizado como un asustador de niños, y se utiliza como argumento para asustar a los niños y obligarlos a que regresen a casa a una hora temprana. Es similar al coco y al sacamantecas.

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of