HISTORIAS DESDE EL SAVOY

»El Poeta sugerido: Soledad Fariña

 

Añoro las mañanas de Onda Cero
que hoy trajo a mi memoria un sevillano,
Johnny, tal es su nombre americano,
que a mi me mantenían prisionero.

El prota está en mi mente y se repite
de historias revividas en el bar
Savoy, el piano, un trago que tomar,
¿y quién si no? en José Luis Alvite.

Tú en Estados Unidos, yo en Madrid,
ambos prestos y atentos al relato,
la música sonara en cualquier rato
y a Marck Dempsey retando en buena lid.

Aquel ambiente tenso, irrespirable,
su voz aguardentosa en el ambiente,
bourbón, hielo o un martini miserable,
la diva sin buen nombre, el ingrediente.

Historias que impactaban sin parar,
inútil de evitar mi alma se agite.
Y tú siempre mandando a pasear
incluso al mismo Dios en un desquite.
©donaciano bueno

Hubiera querido que este poema lo hubiera visto el amigo de muchos de nosotros Johnny Rock, que fue quien me trajo el recuerdo de aquellas sesiones matinales de Onda Cero cuya llegada esperábamos con ansiedad. Espero se pasee en algún momento por aquí y lo lea. Si no habéis escuchado los audios os los recomiendo. Solo tenéis que poner historias desde el savoy en youtube.

POETA SUGERIDO: Soledad Fariña

Soledad Fariña

VIAJO EN MI LENGUA

de arena pantanosa

dos vocales O E

Viajo y rozan los bordes mi arenilla dormida
Adentro más adentro de la cavidad sonora
tus vocales las mías
en el ronco gemido

Me aferro a mis moluscos Penetro las papilas
Adentro más adentro llego hasta el estertor
al eco de otra lengua La camino
recorro la nostalgia la cerco
Pero a la piel no llegan claros los envíos

Qué sintaxis Qué paisajes que mis ojos no vieron
Quieren brotar desde esas aguas

y tu lengua mi lengua

CRUJEN LOS HUESOS DE ESTA PRISION

Intento abrir al ritmo de mi abdomen

un hueco a la palabra Se encabritan las olas
de mi cabeza Aúllo Aúlla
el celador pliegue
de mi memoria
(mi naranja guardada por cáscara porosa)
Nadie entra en esta esfera Apretada
me sumo Zumo líquidos que irrigan
mis conductos Pero las fosas husmean
buscando la fragancia Mi naranja olorosa
apretada resiste pero el dedo se hunde
desgarrando Me abro en gajos amarillos
y crujo este sonido al desmembrarme

¿VA LA LENGUA A SABOREAR MI ESENCIA?

Oblonga y apretada
gruesa y áspera
palpitante
resguardo el zumo tibio

Nadie lo toque

Ni la lengua Ni la bóveda roja

SACIAR SU HAMBRE

(de esencia)

pide la lengua

Violento el paladar acoge su deseo
apretando mi gajo que escurre su secreto
mi dejo amargo escurre Las comisuras
llenas de escenas innombrables
Surge savia desde pozos profundos Intenta
la lengua caracoleando abrirse entre corrientes
tibias frías
Surge zumo que estruja la memoria
Aconchada en la ciénaga

Hojas y guías verdes invaden
mi cerebro
Piedras desconocidas se engarzan
en los ojos como gemas sin nombre
suplantando pupilas bastoncillos
del iris

SE DESFLECA ESTA LENGUA

Bailan sus hilachas

Como guías aéreas
Abandonan la escena más allá de los labios
(sus guardianes los dientes)
Sinuosa se desliza hasta el pecho auscultando
latidos desde una superficie
(insiste un instante e los latidos)
Perpleja vuelve a entrar a escena
enrollando sus guías Acogen los labios
en su prisión el hueco de esta lengua

muda quedamos

(el humus cenagoso no se cuaja en palabra)

ABRO EL PARPADO MUDO

cierro y vuelco hacia dentro el sol del ojo

mi ánima mi alma busco

entre líquenes negros algas veo flotar
mi rostro carcomido por lenguas
Ahí va ese ojo como boca sedienta Qué busca

PAPELILLOS

estopas

hilachas aserrín

lamen sin pestañear por la boca
entreabierta y muda de palabras Flotan
las manos rígidas de yeso entre las lenguas

Con índice y pulgar alzan el organdí
en pequeñas flexiones en reverencias blancas
Encajes de bolillo borlas forman
los pliegues del párpado

NADIE ESCRIBE MI CUERPO

se lamentan las uñas

desperdigadas lloran manos
dedos de los pies tiernos como pétalos

Cantan los labios húmedos en boqueo
de peces

mi ánima mi esencia

y vuelven las hilachas
a juntarse en recuerdos
por la boca entreabierta

ESCURRE ENTRE LOS DEDOS

un cardumen minúsculo

Por las fosas penetran aletillas
nerviosas Una corriente
tibia arrastra mi Ojo fijando
la Pupila

(Qué lengua piensa mi lengua
caracoleando perdida esta razón
Qué esencia aflora de la ciénaga verde)

Desplegando sus líquenes Ella pasa rozando
Me abraza su humedad me atrae me acicala
Me incrusta el peine hostigando los huecos

¿ES ACIDA? ¿ES AMARGA?

Pregunta su lengüeta a mi párpada erecta

Mi pesada aridez se vuelca hacia su oreja
Mi hálito en su cuenca sopla ese pozo negro

ME ABRAZA ME ACICALA

Hostigando los huecos intenta otra palabra

Ambas frotamos entretejiendo nudos
Acaricio su lengua con la mía de yeso

Alga húmeda y tibia
Alga azulada áurea

(el soplo se encabrita)

Alza eleva violento latigazo
en el Anca

por ese flanco oscuro asoma la palabra

(¿la ácida? ¿la amarga?)

Te sugiero seguir leyendo...
Traviesa, redondita y tan oronda,un cerebro aparentas chiquitito,¡si sales a bailar ya eres la monda!nadie…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up