• BUSCADOR GENERAL

  • POEMAS
    • LISTADO/BUSCADOR DE POETAS SUGERIDOS

    • Buscar en el Business Directory

  • NOTICIAS
    • MIS MAESTROS

  • AMIGOS

1º HURAÑO LOBO VIEJO (mi poema)

2º El poeta sugerido: ''Luis Carlos López''

MI POEMA… de medio pelo Leer otros poemas ESPIRITUALES

 

Siempre fuiste, huraño, un lobo viejo,
una mota que ensucia el calendario,
la pavesa que exhala de un espejo
o el besar que al amor le suena a añejo
o que intenta esconderse en el armario.

Elefante que al campo él ha salido
con su trompa, su espada y su canana
y se encuentra en el mismo confundido
y ha tenido que darse por vencido
casi muerto en mitad de la semana.

Pues su vida se pinta en cuatro trazos
uno tiene que ver con la simiente,
que dios quiso le hicieran de retazos.
Otro basa el sustento en los abrazos
y en las noches de juerga y de aguardiente.

El tercero, mejor no recordarle,
fue la etapa en que anduvo más sensato.
Así fuera renuncia aquí a alabarle.
Y es el cuarto, primero en alegrarle,
y el que le hizo pasar aquí un buen rato.
©donaciano bueno

#Puestos a vivir, mejor hacerle alegre, no? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Luis Carlos López

Luis Carlos López

DE TIERRA CALIENTE

Flota en el horizonte opaco dejo
Crepuscular. La noche se avecina
bostezado. Y el mar, bilioso y viejo,
duerme como con sueño de morfina

Todo estas en laxitud bajo el reflejo
De la tarde invernal, la campesina
Tarde de la cigarra, de cangrejo
Y de la fuga de la golondrina…
Cabecean las aspas del molino
Como con neurastenia. En el camino,
Tirando el carretón de la alquería

Marchan dos bueyes con un ritmo amargo
Llevando en su mirar, mimoso y largo,
La dejadez de la melancolía….

A UN BODEGÓN

¡Oh, viejo bodegón, en horas gratas
de juventud, qué blanco era tu hollín,
y qué alegre, en nocturnas zaragatas,
tu anémico quinqué de Kerosín!..

Me parece que aún miro entre tus latas
y tus frascos cubiertos de aserrín,
saltar los gatos y correr las ratas,
cuando yo no iba a clase de latín.

¡Pero todo pasó!…Se han olvidado
tus estudiantes, bodegón ahumado,
de aquellas jaranitas de acordeón….

¡No vale hoy nada nuestra vida! ¡Nada!
¡Sin juventud la cosa está fregada,
más que fregada, viejo bodegón!..

A MI CIUDAD NATAL

Noble rincón de mis abuelos: nada
como evocar, cruzando callejuelas,
los tiempos de la cruz y de la espada,
del ahumado candil y las pajuelas….

Pues ya pasó, ciudad amurallada,
tu edad de folletín…Las carabelas
se fueron para siempre de tu rada…
-¡Ya no viene el acetite en botijuelas!

Fuiste heroica en los años coloniales,
cuando tus hijos, águilas caudales,
no eran una caterva de vencejos.

Mas hoy, plena de rancio desaliño,
bien puedes inspirar ese cariño
que uno les tiene a sus zapatos viejos…

CANCION BURGUESA

Procura, mientras muere la mies en la cizaña,
Flexible cual felino que avizora el ratón,
Medir el salto… Y luego, ¡que gire la cucaña,
De la vida ! – No hay fuerza contra la tradición.

Flota como la espuma, zurce tu telaraña
Y sé tan multiforme como un líquido. Con
La improbable paciencia del pescador de caña,
Subirás poco a poco de escalón en escalón.

Después, atiborrado de honores y dinero
Gasta gorro y pantuflas cabe la lumbre. Pero
Para hacer estas cosas sujétate a la ley

de todas las divinas y humanas tonterías,
Sin asomo de pena. Sin torpes rebeldías,
Fingiendo la indulgente pasividad del buey.

LA CUCARACHA

La mujer que da en fumar
con aires de libertina,
amarga con nicotina
la dulzura del besar,

Si cuando suele bailar
remolina la cadera,
va buscando lanzadera.

Y si bebe y se emborracha
expone la cucaracha…
a que se la pise cualquiera.

FABULITA

“¡Pax vobis!”
WILSON
«¡Viva la paz, viva la paz»…
Así
trinaba alegremente un colibrí
sentimental, sencillo,
de flor en flor…

Y el pobre pajarillo
trinaba tan feliz sobre el anillo
feroz de una culebra mapaná.
Mientras que en un papayo
reía gravemente un guacamayo
bisojo y medio cínico:
-¡Cuá cuá!

HASTA NUNCA

Te mando el rizo de tu blondo pelo,
Tus cartas, un listón y tu retrato,
Y el monograma de tu nombre ingrato
Que bordaste con seda en tu pañuelo.

Lo quiere así tu corazón de hielo
Y yo tu helada voluntad, acato:
Ya estoy libre del cura y del curato;
Dios te lo pague por allá en el cielo.

Me alegro y nada en mi favor arguyo;
Alégrate también, sin ironía:
Qué dicha: ¡me libraste de ser tuyo!

Qué placer: ¡te libraste de ser mía!
Qué dicha y qué placer: cada uno suyo.
¡Hasta nunca, sobrina de tu tía!

Si te gusta #Luis_Carlos_López... Clic para tuitear
Echa un vistazo a la siguiente entrada