JUGANDO A SER ALGO

Poeta sugerido: María Jesús Jabato

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

De pequeño quería ser bombero
deseando los fuegos apagar,
después pensé, con fuego hay que jugar
¡cuidado no le afecte a tu sombrero!,
y puédase quemar.

Cambié las pretensiones por torero
oyendo el pasodoble Manolete.
Me veía retándole en un brete
a ese toro tan bravo y pinturero
yo, un simple mozalbete.

Después, ya adolescente, futbolista
-empezaba adorar al dios dinero-
y he tenido que hacer lo que no quiero
fingiendo ser vulgar malabarista
e incluso pordiosero.

Y hoy que ya no sé ni lo que he sido,
quisiera aún soñar con algo ser
aunque iluso pudiera parecer.
Nada ser de esta vida he conseguido
pudiera merecer.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: María Jesús Jabato

María Jesús Jabato

La bailarina

Círculos de aire y rosas,
la bailarina
es seda cuando mueve
sus zapatillas,
luz y palomas
que levantan el vuelo
desde las sombras.

Vestida de mar

Érase una niña
vestida de mar,
las ropas azules,
collar de coral,
volantes de olas
que vienen y van,
cabello aromado
se sol y de sal,
negros los zapatos
-tinta y calamar-
y verdes los ojos
de tanto mirar
las olas que vienen,
las olas que van,
érase una niña
azul como el mar.

¡Qué grande es ser pequeño!

¿Estás loco?
¿Y tú quieres ser mayor,
tener espeso mostacho,
papeles en el despacho,
deudas y un despertador?
¿Estás loco? Es un error.
Pues yo prefiero ser chico,
que entre pitos y sonajas,
le veo muchas ventajas
a medir un palmo y pico.
Atiende, que te lo explico.

…Con los ojos tan azules

que de mar parecen llenos
y las manos desgastadas
de tanto acariciar nietos.

Lo visto con traje gris,
le pongo un sombrero negro,
le pinto una gran sonrisa
y… !voilà!
Este es mi abuelo.

… !Al rico barquillo!, niña.
!Al barquillito crujiente!

De la mano de mi abuelo
soy la Princesa de Oriente.

… un caballo de madera

mil soldaditos de plomo,
un fajín de general
y sus medallas de corcho,
una carta sin palabras,
un sable que mata poco,
un suspiro de vainilla,
un fantasma casi roto,
una lágrima de seda,
un arco iris sin rojo.

En el desván del abuelo
cada cosa es un tesoro.

YES, YES

Según Don Maxi, el doctor,

la abuelita está peor,
pero está tan divertida…
Todo, todo, se le olvida:
Guarda el peine en el zapato,
le pone el collar al gato,

busca la tele en el frigo,
saca en verano el abrigo,

echa flores en la sopa,
pone carmín en su ropa,

coge el libro del revés
y dice que está en inglés,
yes,
yes.

VEO, VEO

Veo…
veo…
¿ Qué ves, abuela ? ¿ Qué ves ?
Una cosita…
¿ Con qué letrita ?
Y yo que sé.
¿ Será con té ?

Será.
¿ Será con ce ?
Será.
! Camafeo !
!Quiá!
En la punta de la lengua
tengo lo que veo,
es…
es…
! Pues saca la lengua, abuela,
y yo lo leo !

El ratón raro

Tengo un ratón en casa
que está muy quieto,
que no le gusta al gato
ni come queso.
Con su ayuda navego
por Internet.
Adivina, adivina:
¿qué ratón es?

Pito Pitillo

Cuando cumplió los doce
Pito Pitillo,
lo celebró fumando
un cigarrillo.
¡Ya soy mayor!, se dijo.
¡Adiós chiquillo!
Hoy nace un tipo duro
con bigotillo.
Negro, rubio, colillas,
o canutillo.
Todo sirve al convento.
¡Qué gusanillo!
A los quince era el humo
batiburrillo,
neblina de sus días,
fiel borroncillo,
vuelo gris de paloma,
nube en anillo,
espiral y voluta,
caracolillo.
Pero, ¡ay!, la nicotina
es un diablillo
que inyecta su veneno
sin cuartelillo.
Se ha quedado delgado
como un palillo
y tiene los pulmones
al carboncillo.

Para no ser ceniza,
polvo y soplillo,
ha tirado el tabaco
al Oroncillo
y escribe en las paredes
este estribillo:
¿Un cigarro? No, gracias.
Menta y tomillo.

Te sugiero seguir leyendo...
Yo tuve el corazón hecho unos zorros.Ocurría en abril. Una mañana.Subía desde el campo a…
Scroll Up