LA HUERTA DE VALENCIA

Raimundo Echevarría Larrazábal(Poeta sugerido)

 

La huerta
¡Oh la huerta de Valencia con sus balcones al mar,
la cara mirando al cielo!
La huerta de mis amores
-surcos largos rectilíneos, elegantes, apolíneos-,
curtidos en desamores
y de amor agradecidos,
los hay de muchos colores,
pero el verde y amarillo forman el manto divino
que adorna vuestra esperanza,
de vez en cuando una calva, algún campo de barbecho,
opcionalmente testigo para exigir su derecho
al descanso.
Fiel remanso.
Huerta llena de nostalgia, de arraigados moradores
-trabajadores fornidos los humildes labradores-
que aún exhiben con orgullo los aperos de labranza
y tradicionales vestidos. Sin tiempo para la holganza
y en mil lances aguerridos.
¡Plácidos campos dolidos
por la escasez de su sangre,
que claman incomprendidos!.
Donde el líquido elemento es un rey vil y cruento
que transita atormentado, algunas veces parado,
las menos cauto y fluido
-arterias con contrapuertas, matronas siempre dispuestas-
para moderar el hambre
y saciar al mismo tiempo su endémico estado sediento.
Y en algunos aledaños
escondidas, expectantes, observadoras constantes
-las barracas y alquerías-
las tartanas y algún vestigio de antaño.
Que aunque parece dormida,
la huerta preñada, siempre despierta,
en constante fantasía va esperando la cosecha.
¡Huerta de Valencia, hermosa, en tarde atornasolada!
¡Oh los naranjos en flor y de nieve perfumada!
campos blancos de azahar,
sois como espejos de cielo, tus húmedos arrozales,
el abrazo más erótico se palpa en tus naranjales,
apacible placidez que me transporta a la calma,
besos robados al mar
mediterraneo del alma.
©donaciano bueno

La Huerta de Valencia (en Valenciano, L’Horta de València o L’Horta) es una comarca histórica de la Comunidad Valenciana (España). Forman parte de ella la ciudad de Valencia y todos los municipios de las actuales comarcas de la Huerta Norte, parte de los de la Huerta Sur (Alfafar, Benetúser, Catarroja, Masanasa, Paiporta, Lugar Nuevo de la Corona y Sedaví), y parte de los de la Huerta Oeste (Alacuás, Chirivella, Mislata, Paterna y Picaña).

POETA SUGERIDO: Raimundo Echevarría Larrazábal

Raimundo Echevarría Larrazábal

Las leyendas del mar

Capitán,
padre mío,
capitán de navío,
¿dónde están
las ciudades azules
y los puertos sombríos,
y las lindas mujeres
que murieron de hastío,
esperando tu vuelta?

Capitán,
padre mío,
¿dónde están los ocasos violentos,
las velas que cantaban
en las manos del viento,
y el negro de Manila,
que te iba a matar:
las leyendas de Cuba,
las leyendas del mar,
Capitán
padre mío,
dónde están… dónde están?

Ahora eres un barco,
encallado en los pueblos;
te aburres como todas
las naves, en los puertos,
quisieras ver tu vela
enganchada en el viento…
¡navegar, navegar!…
Y veinte marineros,
como veinte recuerdos,
encienden con sus pipas
los horizontes negros.

Capitán,
padre mío,
¿dónde están,
las ciudades azules
y los puertos sombríos?…
Capitán,
padre mío,
¿Dónde están?… ¿Dónde
están ?

La esperada

No serás como todos, llegarás blancamente
con las manos sangrantes de divina piedad;
llegarás una noche, que haga luz, suavemente.
Con los brazos abiertos a ayudarme a soñar…

Tocarás con los ojos un ensueño de cuna
y sobre las orejas un rubio de panal;
llegarás por las sendas, escanciadas de luna,
con los brazos abiertos a ayudarme a soñar….

Vendarás las heridas de mis sueños lejanos,
con la suave y divina perfección de tus manos
–un sembrado de estrellas sobre un charco de azul–…

Y yo tendré mis versos para aromar tu paso,
y llevaré el fastidio de todos mis fracasos
para que con las manos me los perfumes tú…

El poema de las horas

La hora del presentimiento

Una fragancia a carne gloriosa se disuelve
sobre la luminosa fiebre de mis tejidos,
como un embrujamiento celeste que me envuelve
como la metempsicosis de un séptimo sentido.

Caen las telarañas de la vida enfermiza
y se alientan los nervios en un ansia de sol…
todo se hace más leve, todo se sutiliza
como si me encontrara a doscientos mil volt.

¿Qué serán todas estas raras complicaciones
que nos dejan las manos estrujando visiones
que no hemos visto nunca con estos ojos hondos?

¿Qué serán esos labios que nos hacen un guiño
amoroso, en la sombra de paisajes sin fondo,
entre el amoratado resoplar del gran pino?

La hora sensual
Señor amoroso de las manos suaves
haz que mis caminos se lluevan de amor;
clava tus pupilas en mis soledades
y en cada tristeza gotea un albor.

Hoy que mis dos brazos son trinos de aves
Para hacerte un canto de espumas, Señor;
abreva mis venas llenas de saudades
con una mixtura de luna y de flor.

Ven Señor florido y dame la mano
–blanca y alargada– Señor extrahumano
con todos los dones que tú sabes dar…

Y después goloso –sexo te provoca–
muérdeme los senos, las manos, la boca,
hasta que la sangre se haga flor de azahar.

La hora muerta
Señor, que me has dejado con los nervios muertos,
con los ojos hondos de tanto sentir,
con los labios llenos de ruidos inciertos;
Señor, me has dejado muerto por vivir.

Ya no tengo aquellos temblores de loca
Que me derretían los labios en flor;
Ya no tengo aquellas fiebres en la boca…
Me has dejado muertos, los nervios, Señor.

Las manos se quedan sin las convulsiones
De sangre, que aquietan las viejas visiones
Y los labios sueñan blancas emociones…

Señor ¿qué será este cansancio de vida?
¿Será la juntura de la florecida
carne con la sombra de las cosas idas?

Te sugiero seguir leyendo...
Aquí estoy yo, solo, de pinos rodeado -de tomillo, de romero y matorrales- en una…
Scroll Up