LA NOCHE DESAVIADA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Mirando fijamente hacia la nada
en una noche del invierno, fría,
la savia vi del cielo que caía
dejando deslizarse enamorada
dudando si lloraba o sonreía.

Por mas que a los cristales se agarraba
sus uñas no impedían el descenso,
no importa un SOS lanzara o que llorara,
el cristal fue empañándose de incienso,
la gota feneció desconsolada.

La luna que en la niebla se escondía
con un halo de luz iluminaba
la estancia cual lo hiciera una bujía,
la vela, una candela. Y aún llovía,
las lágrimas del cielo dios regaba.

Pronto se hizo la luz entre la brisa
la joven, tan sumisa, tan callada,
tan triste que adornaba su sonrisa
presumida que dice acude a misa,
cual niña, pizpireta, descocada.

Mas el tiempo pasó. Y la amnistía
hizo a la oscuridad su gran aliada,
el silencio voló a la sacristía
y segundos después yo me dormía.
La noche quedó sola y desaviada.
©donaciano bueno

Imagínate! Clic para tuitear
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética