LA PLUMA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otras FÁBULAS

 

Era de septiembre un caluroso día
La flora tardía de olor perfumaba
la estancia vacía que a solas penaba.
La luna asomaba, el sol se dormía,
la lluvia caía, casi bostezaba.

Del extremo oscuro sentada una silla
dormitando triste en silencio esperaba
de unas posaderas que en ella posara.
Levitando absorta dormía la bombilla
susurrando un grillo un adiós recitaba .

Preside la mesa, al centro un tintero
esperando ansioso que se alce la pluma
mas ¡ay! traicionero ¡maldito reuma!
-atento escondido va el sepulturero-.
se eleva y recae y extinta rezuma.

Por una ventana se asoma la bruma
y allí en el mismo acto se prepara el duelo,
desde las paredes gimen sin consuelo
lágrimas resbalan que llegan al suelo
y por las baldosas derraman su espuma.

Los sacros silencios de un avemaría,
perdido entre rezos que un réquiem cantaba,
alguna plegaria a lo lejos se oía.
La luz se apagaba, la melancolía,
era atardecer en Castilla y soñaba
©donaciano bueno.

Palabras moribundas III, La pluma estilográfica, ese objeto de escritura habitual durante un tiempo, posteriormente, objeto de distinción, aquí los escritores desde sus cuadros en la pared asisten perplejos a su defunción y derraman sus lágrimas.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética