LA SIESTA

EL POEMA Lee otros poemas NATURALEZA

 

Cruzaba yo la floresta
una tarde de verano
con el sombrero en la mano
y el sol calado en la testa.

Cuando la mano siniestra
repasando iba la frente
llegó un viento de relente
e invitó a echarme la siesta.

Arrimé a mi mano diestra
y apoyé mis posaderas
junto al río en las choperas
con habilidad maestra.

Allí tumbado a la sombra,
a la vereda del río
descubrí que el albedrío
es como al cielo una alfombra.

Que tirarse a la bartola
no es literal como el dicho,
que es un divino capricho
con el que soñar mola.

Que es un hecho relajante
que produce una modorra,
que es como vivir de gorra
sin tener que ser mangante.

No existe mejor propuesta.
cuando el quemazón calcina.
Para aplacar la calina
¡la siesta es la mejor fiesta!
©donaciano bueno

¡Qué hay que no se haya escrito de la siesta!. Pero por mucho que se haya dicho, no hay nada comparado con disfrutarla.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 2

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
La savia de aquel tronco se ha estresado, suicidada, su llorera se echó al mar; la flor del azahar se ha desnudado y han enfundado…
Abrir el chat
1
Hola! ¿amas la poesía? ya eres mi amigo. Te adelanto que mis poemas pueden ser reproducidos sin previo aviso siempre que me cites. ¿hay algo que te gusta/no te gusta/sugerencias? Anda, dímelo. Te escucho!
Powered by