LAS HOJAS SECAS

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Si estas hojas que pinto quedan mustias
o ves pierden verdor y amarillean,
si no existen ni ciegos que las vean
o no quieren saber de mis angustias.

Si no encuentran ni un mono que las baile,
que inciten a subir a un escenario,
las saque a repicar en campanario
por las manos expertas de algún fraile.

Así que hayan pasado muchos años
y un indocto tropiece con mis versos,
ni intenten traspasar los universos
subiendo con sigilo sus peldaños

habré de comprender que ese es el sino
de un tiempo que se ha vuelto revoltoso,
que arrecia un vendaval tan proceloso
hundiéndose en un poso clandestino.

Pues las hojas y versos son hermanos
cuando nacen ya lo hacen con la suerte
de saber que a su espalda está la muerte
apostada en la huella de las manos.

Hojas secas perdidas en su huida,
esclavas de una duda que las lastran,
que a la deriva van, luego se arrastran
para al fin ya pegar una estampida.
©donaciano bueno

Hojas Secas – Manuel Gutierrez Najera

¡En vano fue buscar otros amores!
¡En vano fue correr tras los placeres,
que es el placer un áspid entre flores,
y son copos de nieve las mujeres!

Entre mi alma y las sombras del olvido
existe el valladar de su memoria:
que nunca olvida el pájaro su nido
ni los esclavos del amor su historia.

Con otras ilusiones engañarme
quise, y entre perfumes adormirme.
¡Y vino el desengaño a despertarme,
y vino su memoria para herirme!

¡Ay, mi pobre alma, cuál te destrozaron
y con cuánta inclemencia te vendieron!
Tú quisiste amar ¡y te mataron!
Tú quisiste ser buena ¡y te perdieron!

¡Tanto amor, y después olvido tanto!
¡Tanta esperanza convertida en humo!
Con razón en el fuego de mi llanto
como nieve a la lumbre me consumo.

¡Cómo olvidarla, si es la vida mía!
¡Cómo olvidarla, si por ella muero!
¡Si es mi existencia lúgubre agonía,
y con todo mi espíritu la quiero!

En holocausto dila mi existencia,
la di un amor purísimo y eterno,
y ella en cambio, manchando mi conciencia,
en pago del edén, diome el infierno.

¡Y mientras más me olvida, más la adoro!
¡Y mientras más me hiere, más la miro!
¡Y allá dentro del alma siempre lloro,
y allá dentro del alma siempre expiro!

El eterno llorar: tal es mi suerte;
nací para sufrir y para amarla.
¡Sólo el hacha cortante de la muerte
podrá de mis recuerdos arrancarla!

¿Te atreves a opinar ? ¡Anda, hazme un favor! Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of