MAREA BAJA

Mi Poeta sugerido: »Javier Sánchez Menéndez

 

Cuando la marea baja y el sol comienza a brillar
raudo voy a pasear por la arena de la playa.
Tranquilo ando sin parar por donde quiera que vaya,
observando en mi atalaya, descubriendo el hontanar.

Camino, voy caminando, por la verita de mar
-un caracol singular entre mis dedos se encaja-.
Mis dedos libro al pasar y mi mente se relaja.
Con la mente cabizbaja. Ya sube la pleamar.

Mi memoria es la que viaja y es la mar mi compañera.
Sueños impulso al pasar y es mi amor la que me espera
para escoger la escalera que conduce al infinito.
Antes que ascienda al altar ya estoy ensayando un grito:

Aquel que a la mar se enfrenta
es ingenuo o inconsciente
o a lo menos imprudente
por querer causar afrenta.
La mar nunca es traicionera
si le sigues la corriente
No te tildes de valiente
pues la mar a su manera
se trocará en desamor
y el dolor, en más dolor
haciendo al cielo que estalle
en una horrible tormenta
poniendo hasta el cielo en venta
que hará que el mundo se calle.

¡Que resople el firmamento, y clame a los cuatro vientos!
Mas si sube la marea y aparecen nubarrones
que la crudeza del tiempo no conviertan en lamentos,
antes bien busque en la brisa una excusa a sus canciones.

Frente al mar embravecido, frente al furor de las olas
perviven los berberechos e inocentes caracolas.
Salvemos las emociones de que puedan naufragar
y sirvan a atemperar la serenidad del alma.

Pues, por mucho que te duela, no dejes de recordar:
Que a todas las tempestades siempre sucede la calma.
©donaciano bueno.

En la vida, es bueno y loable enfrentarse a kas situaciones pero es conveniente nunca pecar de soberbia y prepotencia, y sobretodo esperar siempre a que la tormenta pase.

POETA SUGERIDO: Javier Sánchez Menéndez

Javier Sánchez Menéndez

GERUNDIOS

Los veranos solía encerrarme siempre
desnudamente, esperando que algún rayo,
inoportuno, claro está,
abriera el sol, el día, tu cuerpo;
y así poder sudar mirando el fondo,
corriendo en los naranjos
o golpeando los olivos
para dejar caer sus frutos en el suelo.
¡Qué tranquila era la vida entonces!
Fuiste una tarde a verme
y te sorprendí mirando el paisaje:
los encinares, las floridas historias
de haber vivido a fuerza de segundos,
seguro que soñando con una tierra pura,
mucho mejor que ésta que pisamos.
Recuerdo tantas cosas de aquellos días,
era verano,
yo era desnudamente.

P.G.B.

Era una flor y se llamaba Herminia.
Mujer feliz, armónica, de extremada constancia,
la voluntad rondaba sus pezones. Era de Chipiona.
Siempre acudía desnuda con aliento y sin sombras
mientras toda la ropa acechaba la luna.
Decía que me quería y cuando preguntaba
si el amor corresponde sin llegar a la muerte,
cerraba bien los ojos y lejos de la historia,
recitaba los versos con aceites paganos.
Y una tarde, le dije, con mi lengua en su sexo,
“En la confirmación debes cambiar tu nombre”.
(Inédito)

TINTÍN PIERDE LA VIRGINIDAD EN LA SCALA

Lo decía Tintín mientras ladrabas:
“Milou, debes latir con propiedad extrema
todo aquello que piensas, buen amigo”.
Pero el pobre fox seguía empeñado
en tomar esa gota de whisky mal vertida
de la falda de Bianca, Castafiore.

Irma siempre molesta. Quería atrapar
sus pechos con las manos. El perro,
tan listo zorrero como leal amante,
mordía un dedo del pie y acariciaba
pausado sus pelotas. Bianca gime.
Tintín ha perdido la virginidad en La Scala.
Hicieron el amor sudacamente.

De fondo Lakmé. Delibes argumenta,
es muy retórico y a veces cursi.
Léo llora entre las flores. El joven
tiembla y sonríe. Bianca gime.

¡Qué mala cara tiene la pollito!
De Cartoons (2011)

SEGUNDA INCLINACIÓN

Amar siempre se escribe con hache intercalada.
Debe ponerla en medio, entre la i y la o.
No es bueno complicarse.
Total si son tres días y hemos gastado cinco,
para qué desatar lo imprevisible.

Recuerde, amar, al igual que estipendio,
debe escribirse así, con hache.
Y debe dar igual que usted sea peluquera,
cajera o cocinera. Amarse por minutos
no concibe de fraudes, ni siquiera de oficios vespertinos.

De día nos pela el alma y de noche la tibia.
Segunda inclinación, o misión, o concierto.

Tengo las cartas malas. Esta partida sobra.
No dio nunca lo mismo ser letra o alfabeto.
No me conviene hablar, hablar no me conviene.

Aunque debo decir, si es usted quien me escucha,
que amar se escribe siempre con hache intercalada.
De Una aproximación al desconcierto (2011)

GIACOMO CASANOVA

Quiero ser un dios vivo
muy sensible a la luz
que con sus rayos
domina infatigable los días,
los astros, los encuentros de marzo
con la lluvia y las nubes.
La tierra es misteriosa y el sol
desciende entre la niebla
y entre el atardecer tan solitario.

En marzo te busqué por las orillas,
por los patios de rosas perfumadas,
por las cuestas e iglesias de los pueblos.
Tuve que esperar mucho,
que llegaran las tardes, las noches,
demorar el silencio de las almas
y palpar con mis manos
ese blanco detalle que presentan los muros.
Sólo la cal en piedra es un adorno,
no contiene ruinas ni secretos,
ella se muestra pura.

Van cantando los pinos a sus troncos,
las jaras en la tarde eran tus ojos
que se ocultaban con el día.

Yo lloré por tu rostro,
por el ángel que tienes en ti misma,
por esa indiferencia de tus manos
que se apagan en marzo como nadie.

Ahora la lluvia roza los cristales,
llama –como la luna blanca-
antes que el tiempo acabe,
antes que la sonrisa apagada que posees
se detenga en las calles
que no reconocimos,
antes que una mano de amor
consuele la amargura de mi llanto.

Chopin, El Veronés, las Carreras de Ascot,
el cielo que contemplo;
vuelan pájaros camino de la luz,
la sombra. Sólo tu amor y el agua.
De Derrota y muerte a los héroes (1988)

Te sugiero seguir leyendo...
Os lo aseguro, yo soy disciplinado, si me aconsejan, yo sigo los consejos. Cuando turbias…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up