MATAR EL TIEMPO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Yo mato el tiempo como a mi en respuesta él me mata,
con el que bien me trata yo intento ser atento.
Como soy educado yo sé decir lo siento,
no es, pues, ya necesario me estén dado la lata.

Mi tiempo es muy valioso, nada es de hojadelata,
pues para el que esto escribe su tiempo es como el oro.
Le mimo y con cuidado, yo guardo mi tesoro
así el caudal huraño quizás no sea ni plata.

Sería un mentiroso del mismo presumiera
puesto que un vendaval acecha al roble recio
para absorverle su alma y hacerla prisionera.

Pues que anda tan escaso, pedir prórroga quisiera,
-al que le corresponda le pido ponga el precio-,
seguir elaborando, preciso, esta quimera.

Y si aún él atender mi ruego no pudiera
valoren mi atenuante que gozan de mi aprecio,
permitan que disfrute de ver la primavera.
©donaciano bueno.

Quién mata a quién! Clic para tuitear

¿Soñar la muerte no es matar el sueño?
¿Vivir el sueño no es matar la vida?
¿A qué poner en ello tanto empeño?:
Miguel de Unamuno

Una mera elucubración sobre el valor, relacionado con los metales, que el tiempo tiene para cada uno de nosotros y la necesidad del mismo para finalizar esta quimera que es la vida.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética