ME ENCUENTRO A GUSTO

Mi Poeta sugerido: »Florencia Benson

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Yo nací para creer
que arando trazaría mi camino
puliendo los escollos de mi sino,
y andando de puntillas merecer
para al final fenecer
sin conocer el destino.

Yo soy mortal, no me asusto.
Pues la vida es caminar
hago la vida al andar
pues yo aquí me encuentro a gusto.

Que más que andar y crecer,
cada paso es y ha sido un retroceso,
un avance final hacia el deceso
un descender a el cieno sin saber
por qué no consigo ver
cómo liberar su peso.

De vez en cuando un disgusto
es lógico y natural
mas voy alto de moral
pues yo aquí me encuentro a gusto.

Que aprender a envejecer
necesario es desde el día que nacimos,
puesto que a este planeta a el que vinimos
pronto le llegará su atardecer,
intentando conocer
qué futuro es y por qué huímos.

Si alguien me pega algún susto
o me acecha un temporal
no hago caso, es habitual,
pues yo aquí me encuentro a gusto.

Y es que la verdad del ser
no reside en la esencia de los vivos,
ni conocen razones o motivos,
ni podemos siquiera esclarecer
por qué ganar es perder
el tiempo y sus motivos.

Si ven mi semblante adusto
y creen que tengo miedo
convencerles mas no puedo
pues yo aquí me encuentro a gusto.

Ser o no ser ¿y qué hacer?
puesto que ninguna otra opción nos queda
encaremos con brío la vereda
que nos lleve a saciarnos del placer
en espera que vuelva a florecer
¡e ignoremos ya la veda!

Y aunque crean que vetusto
soy un carca, un carcamal,
que a mi todo me da igual
pues yo aquí me encuentro a gusto.
©donaciano bueno

Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
Como las huellas de las gaviotas en las playas.
(Pablo Neruda)

POETA SUGERIDO: Florencia Benson

Florencia Benson

Portal

La primera vez que nos desnudamos
hubo un tatuaje que se prestó a confusión
un dibujo circular que me espantó
e hizo que mi orgasmo se precipitara
liberando gigatones de energía
(vos desconocías su significado,
yo desconocía mi perversión).
Cada vez que tu cuerpo se retuerce,
que tus abdominales se contraen
y se relajan, o bien al tocarme
los símbolos de tinta obscura
activan sus poderes en el plexo
toda la luz desaparece
centrifugada por algún lejano sol en el espacio
agotados, hemos engendrado una galaxia.

Los amantes de la ciudad sitiada

Balas militares rozan nuestra puerta
pero no retrocedemos
al contrario
nos quitamos la ropa
aferrados al tañido
que reverbera en todo el cuerpo
como hicieron antes
los hijos del volcán.

Lo que no funciona

Practico lo que voy a decir
lo que diría
en la próxima oportunidad
o la vez pasada, estuve lenta
porque vos cuando
y en realidad tu doble estándar
una mujer heterosexual está condenada a la desdicha
en el insomnio me estiro
hacia todas las mujeres de la tierra
en el silencio
en la mitad ausente de la cama,
en los barbitúricos
en el labial sobre la copa
en la espera obstinada
de aquel gesto innovador.

Punto de vista

Lo que nadie dijo
fue que Penélope
tejía y destejía
con hilos de la tierra
fibras de lava y roca
barro y musgo, así
la guerrera paciente
tramaba no una esperanza
sino un nido.

Tengo sed de un cántaro

Un pichón tibio
en palma cóncava
se recompone
renace
también
quiero sentir
un muro amable.

El ajuste

No es posible amar sin odiarse un poco
elegís nuestros momentos más felices
para ahogarlos como cachorritos
en el patio del fondo, o bien los torturás
con submarinos trabajosos
hasta que pierden su color
y quedan azulados como mártires,
los momentos de felicidad perfecta
son la calma que anuncia
al criminal imperfecto,
el que proporciona todas las huellas
excepto las que desea dejar.

 

Te sugiero seguir leyendo...
Amanecía en Salmerón, ¿no lo conocen? En España, está en Guadalajara, allí dónde las abejas…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up