MI VECINA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Leer otros poemas de AMOR
 

Yo tengo una vecina
con ojos de escarlata,
la chica está divina
no crean que es recata.

Me mira por encima
en esa escalinata,
se ríe y me lastima
y de rubor me mata.

Se arrima y se me arrima
o se agacha y se agacha
y se empina y se empina
¡qué buena es la muchacha!

Si veo que camina
con aires de novata,
miro qué se adivina
o si algo le delata.

¡Qué linda es la pupila,
qué bella es la rapaza!
me sube la autoestima
y a mi nada me baja.

No crean que ella es muda,
la chica es dicharacha
hasta cuando estornuda
¡es una vivaracha!

Mis ojos la desnudan,
es un helao es de nata
que rezuma y rezuma
pero que nadie cata.

Esta noche, chiquilla,
yo me tomé un cubata
con permiso hice ¡quilla!
muesca otra en mi culata.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear

(Coplas picantillas) Entre col y col lechuga (de vez en cuando un poco de humor…verde naturalmente)no viene nada mal.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética