NACER FUE UN ACCIDENTE

Mi Poeta sugerido: »Omar Aramayo

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Todos los días en este mundo nacen
millones mil de seres,
diversos en pelaje y pareceres,
humanos unos, son hombres y mujeres,
vagando en el planeta van y pacen,
de pinta angelicales,
pero son animales
aunque ellos se auto-proclamen racionales.

Gente hay que en nada cree y otra que reza
¡y muchos que bostezan!
pululan y/o tropiezan,
de salto en salto por la naturaleza.
Y así es que surgen los cardos y las flores,
los odios y te quieros,
los sueños de colores,
las bulas y los fueros,
igual que las alabanzas y reproches,
la luz, la oscuridad, los días y las noches.

Nacen las florecillas,
las aves y sus cantos,
la escarcha que va a las cosas más sencillas
cubriendo con sus mantos,
a el dios que hace creer.
Mas ¿dónde hay que nacer?
¿y quién elige el lugar, quién la matrona,
si su madre virgen ha de ser o puta
de mente disoluta
y si ésta ha de ser fea o ha de ser mona?
Si su cuna rica ha de ser o indigente
por mor del dios clemente.

Tal es así que nacemos y morimos
y en el mundo seguimos
y un sueño perseguimos
¡que nazca ya el siguiente!
Nacen los musulmanes,
y también los cristianos,
y los vegetarianos,
y en la aurora boreal los bosquimanos.

Nacer aquí o allá fue un accidente,
del azar apropiarse no hay derecho.
piensa bien si es que debes sacar pecho,
pues para presumir tú nada has hecho,
pudiste igual nacer aquí o en el Oriente.
©donaciano bueno

En la vida únicamente debes presumir de aquello que con tu esfuerzo hayas conseguido por tus propios medios y sobretodo nunca de aquello que sea fruto del azar como es nacer en tal o cual sitio.

POETA SUGERIDO: Omar Aramayo

Omar Aramayo

Los Willcas hablan con su madre antes de nacer

Willkakuna mamanwan manaraq paqarishiaspa rimanku

Pronto madre camina donde
Osqay mamay puriy
nuestro padre Pachacamac
Pachakamaq taytaykuqman
nos espera en su regazo celeste
qhosi lluk’inmi suyawanchis
te diremos el camino desde de tus raíces
nanta willasaykiku saphinmanta pacha
desde tus entrañas
wijsanmanta pacha
que nos envuelven de cuerpo entero
tukuy kurkuyku p’istusqankumanta
con la floración de ríos lagos montes
mayukuna, qochakuna sach’a sach’a t’ikarimuywan
queremos ver los ojos del cielo en nuestros ojos
hanaqpacha ñawintan munayku ñawiykupi rikuyta
la circulación de los astros en nuestro aliento
inkituna killakuna samayninkupi puriqta
el comienzo y el final de los ciclos
hanaqpachaq qallariyninpi hinaspa kukuyninpi
queremos ver y comprender su creación
kamasqantan munayku qhawayta yuyaychayta
las redes de lo imprevisible en la inmensidad
hatun karay hanaqpachaq suysunanpi mana cheqanchaqta
la idea
yuyayta
sus pretendientes nobles y fastuosos
qhapaq hinaspa atauchi munakuyninkunata
apura el paso madre queremos vivir
mamay osqay puriy kausaytan munayku
su vida de líquenes de luz naranja opalescente
K’anchaq Puka q’ello qorankunata
y ver lo que hay detrás de este impulso
hinaspa kay qhepa ruwaypi ima qhawayta
que nos obsede o nos libera
suñachiwaqninchista utaq qespichiwaqninchista
si en verdad nos ama
sut’ichus waylluwasqanchista
y es nuestro padre verdadero
hinaspa cheqachu taytaykupuni kan
si es el Señor del cielo y lo gobierna
hanaqpachaq wiraqochan kamachiqninchu kan

Un tiempo de oscuridad total

Hoq rankhi kausay

Una lluvia incontenible de pétalos nos moja desde adentro
T’ika rap’ikuna mana tatiq raplijina ukhunchista apichawan
En la noche sin fin
Mana tukukuq tutapi
los niños piensan en olas antes de nacer
wawakuna mana paqarimusparaq qochaq phoqcheqenpi yuyanku
y llaman al dominio de los hechos por su nombre
hinaspataqmi sutinmanta wajanku ima kausaykunatapas
mientras la Madre Tierra se destroza los pies en los breñales
Pachamamataq arwi chaqrapi chakikunta chhallukuykun
sin oídos para su queja
pipas ñak’ariynin uyarisqa
ni tan sólo
manapuni
una hoja lenitiva que mitigue su dolor
mana hoq tkaqnichiq rap’illapas nanayninta tatichinchu
Hombre y mujer los Willcas viajan por la noche infinita
Qhari warmi willkakuna chinkay tutapi puriykunku
en las entrañas de la Madre Tierra
Pachamamaq ñat’iyninpitaqmi
el espíritu encarnado en una mujer
nuna warmiman tumpaspa
relámpago de fruta y nieve
illapa añawi hinaspa rit’imanta
Sus sentimientos se desgajan olorosos
Khuyakuynin sumaq q’apaypi t’aqalun
Alta
Hatunkaray
se mira
qhawarikun
en las sombras de la montaña, en la raíz de sus abismos
sac’ha sach’aq llanthunkunapi zankhakunaq saphinpi
en las paredes ondulantes sucesivas
pharpahar qati qati perqakunapi
sin un atajo a su destino
chayayninman mana hark’asqa

Los días y las noche son iguales en el camino

Ñanpiqa p’unchaypas tutapis kikillanmi kan

Di
Niy
si nos amas Madre Tierra
Pachamama sichus waylluwaykiku cheyqa
avisa el camino
ñanta willay
el sueño de Pachacamac
Pachakamaq mosqoyninta
un hálito de meteoros nos socava la sangre.
aqochinchay wayranmi yawarninchista hafq’en
Tantos días en una sola noche
Askha p’unchaykuna ch’ulla tutallapi
desde las orillas del mar
mama qoqaq patanmanta pacha
escalamos
seqamuyku
por la cordillera de peldaños imprecisos
walla walla pata mana yachasqakunapin
su magnetismo nos devuelve cual un espejo,
sumaq kayninmi kikin rirpu kutichiwanchis,
la energía de su poder total
atiyninpi tukuy kallpachayninta
el viento
wayran
pule el destello de la arena en la memoria
yuyakuypin aqoq llinphinta llusk’ayachin
cuando volteamos
muyuriqtinchis
camino a los nevados
rit’i nankunaman purispa
en busca de esa luz que todo lo ilumina.
k’anchayta maskhaspa llapa k’anchariqta.
La espesura prolifera
Sach’a qorakunan wiñan
en frutos vacíos y humedad amarga
ch’usaq rurukunapi hinaspa hoq’o qhatqepi
y el león rojo de las altas sierras
puka puma walla wallapi tiyaqta
en su rugido es más crespo que la sed.
ayq’oyninpi aswan q’ewi ch’akiyninmanta.

El camino escarpado se empina

Ñan purina kinranpasqa sayarin

Si tuvieron acaso
Ichapaschu karan
diferencias luego del amor
waylluy quepa hoq neray kay
si dejaron fisuras en la orogenia fulgurante
sichus k’anchaq kikin pachaq raqrakunapi saqeranku
o lo llamaron a trabajos engañosos
utaq llank’aykunata yukayta hina suticharanku
dinos madre
mamay niyayku
empiezan a rodar las rocas de la cima
qhallarinñan qhata patamanta qaqakuna kululunpaynin
subimos por la quebrada donde antiguo
wayqontataqmi wichayku ñaupa
un gigante de jade ebrio
hatunkaray qeqlla machasqa
hubo dormido
puñusqa kasqa
y quizá lloró de soledad
hinaspa ichapaschá sapan kaspa waqaran
sobre su sombra tierna
nujñu llantén patanpi
sin encontrarse a si mismo
mana pay kikin tarikuspa
siquiera por un instante,
hoq chikan kausaninpipas,
cruzamos un río seco
hoq ch’aki mayutan chinpayku
por su cauce de ceniza sólo corren palabras
uspha puriyninpitaq rimaykunalla phawarin
que dudan hasta agotarse
tukukuynin kama iskayakuspa
jadeos que buscan atraparnos
arqhepaykunan maskhawanku hap’irpayta
para tomar nuestros colores
llinphinchista hap’inankupaq
el aliento contenido
samayninchis tatichisqa
el oro que transforma
qori hoq nerayman tukuchiq
en ciertos momentos llegan a creer que es así,
maynin kausaypiqa hina kasqantan yuyanku,
es la oscuridad y sus fauces se arrebolan
thanpin hinaspa rajrajnin qhapariyku
no hemos nacido aún
manaraqmi paqarimuykuraqchu
y se reparten los lugares en el acto.
phakullata tiyaykunata rakinakuspanku.

Los Willcas preguntan a su madre por la fuerza del amor

Willakakunan mamankuta waylluy kallpachaywan tapunku

Háblanos de la inmensidad de su amor
Chikankaray waylluyninmanta rimasun
cuánto amor tenía
hayk’a waylluninmi karqan
no sólo para el mundo sino para ti
ichaqa manan teqsimullapaqchu qanpaqpas
cuánto para tu sombra de montaña señal de los caminos
hayk’a chaqra lantkuykipaqñanpaq tuyru
habla de sus brazos
rijrankuna riman
donde las constelaciones se someten
ch’aska huñusqakuna sanp’ayachikusqanpi
y resuenan en la espuma sideral de rojos corales lácteos
hinaspa chantan puka mullu hanaq pachaq phosoqonpi
su pecho ha de tener
qhasqonpitaqmi kanpunman
las ondulaciones y las transparencias del agua
unuq pharphanaininta hinaspa chuya kayninta
la continuidad de su canto, las fábulas de los bosques del fuego
pasaqpaq takiyninta, chajarapi yauraq willakuykunata
y no obstante
hinaspataqmi
temperaturas y aleaciones desconocidas
q’oñiykuna hinaspa mana reqsisqa tajroykuna
para el momento decisivo
mana yuyasqa tukukuypi
Pachacamac
Pachakamaq
altísimo como la arena del mar
chikankaray qocha mamaq aqon kikin
cuando los planetas se curvan para mirarse
teqsikuna qhawakunankupaq q’enqokuqtinku
y las mentes se levantan como islas sobre las nubes
hinaspa yuyaykuna wat’a hina oqarikuqtinku phuyuq pataman
queremos saber de ti
qanmanta munayku yachayta
de la fuerza del amor.
Waylluymanta kallpanta.

Un camino hacia el oriente

Anti puriyman

Destellan
K’anchayku
los pensamientos en época tan oscura
khaynaneray raspkipi kausaypi yuyaykuna
o se alzan en sombras
utaq llanthukunapi hoqarikunku
de corvas espinas
q’ewi kiskakuna
y nos da miedo pensar
yuyantaqa manchakuykun
encender lámparas
k’achachiyta hap’ichiy
que crecen a la distancia
karupi wiñaqkunata
por más que nunca
mana hayk’aqmanta ichaqa
nos tocó el estigma del miedo
manchakuypa tuyrun llamiwanchis
sino vida
utaq kausay
vida nueva
mosoq kausay
en cada paso de la Madre Tierra
Pachamamaq sapanka yupinpi
en cada paso espuma de tierra
sapanka allpamanta phosoqo
mariposa de agua
unumanta pillpintu
al oriente vamos
intiman hakuchis
al oriente en busca de una pasión poderosa
intiman kallpasapa ñak’ariy maskhaq
Pachacamac escucha
Pachamama uyariy

El nacimiento de los Willcas

Willkakunaq paqarimuynin

La Pachamama se detiene en el tiempo
Pachamama kausayninpi sayarpan
aquí nacemos
chaypin paqarimunchis
en esta colina de sombras y rumores de puma
kay llanthu moqokunapi puma ch’aqwaykunapi
de cuclillas madre
mama qonqorisqa
aspira el oleaje salino
saman kachisapa phoqcheqenta
desde lejos
karumanta
el mar celebra
qocha mama kusikun
en las llamaradas de su canto
k’anchariy takinkunapi
arrójanos sobre esas hojas de llantén dorado
choqellu saq’arara rap’ikuna pataman chanqawayku
azul
ankhas
fosforeces
k’ancharinki
en la niebla que a tus pies desciende
pukuta chakiykiman urayaq
como alpacas de risueño oro.
kikin asikuq qori paqokuna hina.

Los sufrimientos de la Madre Tierra

Pachamamaq ñak’ariyninkuna

A su llanto, a sus palabras
Waqayninman, rimayninman
a sus trabajos
llank’ayninman
retrocede la turbulencia y gime
kutirin q’ataman hinaspa anchhin
la falsía de la noche interminable
mana tukukuq tuta auqan.
la Tierra talar siembra
Allpa rutuq tarpun
su huella virgen
sipas yupin
de astros enterrados
intikuna p’anpasqa
y aves en espera de su bosque
hinaspa pesqokuna chajranku suyaq
y el cielo se aroma
hanaqpachataq muskhikun
de ausencia
mana kaymanta
en el desgarro.
khasukuyninpi.

La Madre Tierra lleva a los Willcas sobre sus espaldas

Pachamama wasanpatapi willkakunata apan

En las manos de la Tierra Madre
Pachamamaq makinkunapi
los Willcas son
willkakuna kanku
dos copos de nieve de luz
iskay chikan k’anchaq rit’i
dos estrellas
iskay ch’aska
en su afán
uskachayninpi
y hablan
rimanku
al unísono en el latido
hoq rimayllapi phatatayninkupi
quizá nacieron antes de tiempo
ichachu manaraqchu maqarimunnaku karan
como suele suceder
mayninpi hina kaq hina
con lo que precede
chaywan ñaupariqtin
a los hechos vastos
askha ruwaykunaman
cuando los años
watakuna hina
mudan
ch’uskitunku
de piel
qaramanta
Entre gasas de algodón de colores naturales
Utkhu llika kikin lliphi awaykunamantan
se levantan
sayarinku
las mansiones de la luz
k’anchaq wasikuna
esa mujer
chay warmi
relámpago de fruta y nieve
Illapamanta añawi hinaspa rit’i
los lleva en un atado a sus espaldas
wasanpatapi khipusqata apan
ellos se entretienen
paykuna q’ochurikunku
con una calabaza burilada en la rotación celeste
lakawiti qelqasqawan kay teqsimuyupi
Suave les dice a las fragosidades del camino
Llanp’ullatan suyakuykunata ñanpi willan
de mi paso más allá colinas
kuriyninmanta aswan karutan
al oriente vamos
intiman rishianchis
un mundo desconocido
hoq mana reqsisqa pachaman
se estremece
khatatatantaq

Bajo sus pies las rocas se conmueven
Chaki uraypin qaqakuna takurikunku
bajo sus pies de tierra
allpamanta uray chahinkunapi
sus pantorrillas de yerbas olorosas
ch’upankunataq sumaq qorakunamanta muskhiymanta
y su vientre alto como un árbol encendido de música sagrada
hatunkaray sach’ahina wiqsantaq k’anchasqa sumaq takiykunawan.

Los Willcas preguntan por su padre

Deja de hilar Pachamama y apresura
Pachamama amaña puskayñachu hinaspa osqhaychay
tus pasos
puriyniykita
si caes
urmayunki cheyqa
no digas que fue por culpa nuestra
ama noqaykukuta huchallichiwaykuchu
di cómo era el cadmio de su piel
niy imaynan qararanmanta kan
y la luz en el tiempo de la luz
k’anchaytaq kausaypa k’anchaypi
dinos si entendías los silencios de su ensueño
niway mosqoyniyki upallayta yuyaraqankichu
el vuelo de las aves en su mirada
pesqokunaq phawayninta qhawayninpi
islas, mares, naves
wat’akuna, qocha manakuna, wanp’ukuna
cargadas con la semilla del ocaso y la aurora
inti haykuypa hinaspa pacha illariypa mujuwan q’episqa
dilo de una vez
hoqpaq kama niy
el extravío ronda
chinkay muyukachan.

Los Willcas reclaman el seno a su madre

Willakakuna mamanpa ñuñunta manunchanku

El waycho que nos releva del sueño con su canto
Ch’eqollo puñuyninchismanta takiyninwan panpachawanchis
en su pico lleva una flor de papa
t’afsanpi papa t’ikata apan
violeta
kulli
naranja sus estambres a cielo abierto
hanaq pacha kichayninpi puka q’ellu achalqonkuna
deja la rueca
puskata saqey
Pachamama
Pachamama
y danos de tu pecho de cuarzo el calostro de oro.
hinaspa qori phoqe qeqlla ñuñuykimanta qowayku.

Una extraña luz en la montaña

Chajrapi k’anchay mana reqsisqa

En el cerro del frente una luz coruscante mira
Qhata chinpapi hoq lliflli k’anchay qhawan
mira
rikuy
y di si es la mesa del Padre Cielo
Hanaq pachapi taytaqpachu hamp’ara niy
si viste alguna vez
sichus hayk’aqllapas rikuranki
furiosa sacudirse de sus aguas a una estrella
ununmanta sinchi phiñasqa ch’aska shafchirikuyninta
habla madre
mamay rimay
es la hora en que mengua
kay kausay pisipashianmi
la premonición por el olor
mushiy rayku watuyukuy
interpreta el resplandor sobre aquellas oquedades
llifllinta sach’alla chajraqta tìjran
y arroja tus angustias que a cada paso pesan
hinaspa sapanka thajsininpi ñak’ariyninta wijch’un
y los paños mojados que anidan como gaviotas en tu pecho
hinaspa apichasqa away qellwakuna hina qhasqonpi ch’esachakun

Los Willcas vuelven sobre el amor y la ausencia de su padre
Willakakuna waylluy pata hinaspa taytanku ch’usaqyachiyman kutinku

Qué es el amor Madre Tierra?
Pachamama iman waylluy?
catastro de propiedades y distancias
wasi qelqakuna hinaspa karukuna
camino
ñan
sed
ch’akiy
o
utaq
sólo
sapan
el canto del polen que tensa la garganta del ser
sisaqpa takiynin runaqpa tonqornin chutataq
el amor
waylluy
el amor sin considerar
waylluy mana yuyaspa
la soledad
sapan kausay
qué empresa le dijo sírveme
mayqen llank’aymi noqapaq allin kanqa niran
y se marchó sin saber de nosotros
hinaspa ripun mana noqaykumanta imatapas yachaspan
sin imaginar la oscuridad de su ausencia
mana rankhi ch’usaq kayninta yuyaspa
di si te amaba
waylluraykichu niy
di la verdad
cheqata willakuy
rumorosa
sifsikachan
en las hojas del árbol que camina
sach’a rap’ikuna purisqanpi
hacia la almendra del alba
pacha yllariy ruru riypi
la casa de Pachacamac
Pachakamaqpa wasinta
o quizá nuestro padre ya no es de este mundo
ichapascha taytanchis mana kay pachaki kausaqñachu
madre ya no es de este mundo
mamay mana kay pachamantañachu
y la Pachamama a prisa
hinaspa Pachamamataq osqaylla
ataja al río con su boca de pétalos rojos
mayuta puka rap’i siminwan hark’an
el río
mayu
en busca
maskhaspa
de su origen
qallariyninta

Te sugiero seguir leyendo...
Como la arena que arrastrando van las olas, aprovechándose de la fuerza del viento, existen…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up