• BUSCADOR GENERAL

  • POEMAS
    • LISTADO/BUSCADOR DE POETAS SUGERIDOS

    • Buscar en el Business Directory

  • NOTICIAS
    • MIS MAESTROS

  • AMIGOS

1º OBSERVANDO EL TIEMPO (mi poema)

2º El poeta sugerido: ''María Palitachi''

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Por la mañana observo cuando despierto,
miro desconfiado, verme no acierto
y mi semblante
se muestra displicente con su talante.

Después, cuando amanece, con la alborada
por más que curiosea no atisba nada,
que aunque despierto
parece que anduviera sin duda muerto.

Poco a poco espabila cuando oye ruido
y comprende que el sueño por fin ya ha huido
mas su ceguera
le enmaraña a sus ojos con su alambrera.

Por fin ya llega el día firme y radiante
mas sigue con sus dudas siempre expectante,
con sus problemas
que insistentes resurgen entre su flemas.

Sin que apenas se entere la tarde llega
como un pos-it del día que se despega
y el sol se apaga
y la luna aparece y al cielo amaga.

Y la noche ensombrece, todo está oscuro
salvo el candil que alumbra que es de carburo
y desafía
sin saber si mañana será otro día.
©donaciano bueno

MI POETA SUGERIDO: María Palitachi

María Palitachi

Antes de aterrizar en otra vida

Mi alma late late
de sed de no sé qué
Carlos Edmundo de Ory

A cuatro vientos y equinoccios
vive un eco campestre
que ha de calmar esta sombra.
He de abrir una Toña con la hebilla
del cinturón sin los olvidos
y los recuerdos rotos
para dejar de arrinconar los sueños
y vivir en ellos
antes de aterrizar en otra vida.

Escritorio

I
En cada ciudad del norte
existe un Downtown desgastado
de vedar ciudadanías para un sueño

empuja papeles de izquierda a derecha
hasta perderse en el aire de basura

(tus) ojos de lupa dedos de yeso
y carbón mojado

renegadas sean tus cuatro patas
y las credenciales que engavetas

escritorio, tus manos de abandono
recorren los alrededores de una taza
de café latte
huella que dejas al terminar el día

mientras el primo a la espera de su esposa
e hijos mi mujer sufre sin su familia
yo por ella

enjaulaste niños y parientes en código de área
sin recordar hacia donde los punteaste.

Escritorio arrebatas la esperanza
entre el polvo y la tinta seca
separas y aplastas familias sin compasión,

tus canturreos laceran almas
tus gavetas no tienen una pluma
que libere el nombre de Juana
de Pedrito Rosario, Esteban, Lucia
Carla, Brenda, Alberto José o María

(no estampas sellos para que brille tu madera)
estas asegurado contra la burocracia de la polilla
mientras nosotros los soñadores morimos en la demora.

II
El sueño americano queda en la desgracia
de los miles fallecidos sin ser sepultados

La migra nos descalabra
crea un llanto que en la noche
penetra como el coyote
que reclama al más allá
por los demás exiliados desaparecidos
sin epitafios en el desierto y en el río

mientras las ventanas panorámicas
te rodean los que no caen en la vía
y logran cruzar el Red Tape
tu democracia los detiene

escritorio tu reloj malgasta memes
mientras el dolor salta al pueblo

¿por qué no copias el modelo de Europa
sin fronteras?

escritorio tú solo alcanzas a garrapatear
y separar indocumentados,
pendiente los enjaulas como perros callejeros

nos juegas como peones de ajedrez
mientras el ICE y los federalis
nos desfiguran (a cuchilladas)

me citaste una vez
tomé prestado una corbata y sombrilla
no me dejaron pasar
argumentaron que le debo a un tal tío Sam,

denigrada sea la silla que te hace compañía,
espero la carcoma los devore a tiempo
y, que esa lámpara asentada en tus maderos,
ilumine los criterios.

Telón invernal

Serenata del silencio

migraciones forzadas
de un Kosovo desaparecido
una Armenia de niños huérfanos
una Palestina y la Ucrania
como el queso Suizo

lágrimas encapsuladas en las costas
maquilladas por Tsunamis
y por las injusticias del Haarp

residuos de huesos polvorientos
espantan los ojos
telas de araña sostienen las mentiras.

II
otra noche en silencio ronda

una compra venta sin dólares
desde aquel purgante del rio grande
que no es el río bravo

una hemorragia
ahoga las mejillas
de criaturas sin culpa

opaco el deseo
de los chocos Americanos

avecina un circo de Rusia

los malabares se repiten
se repiten desde la falsedad
del uso sin razón

presagio de catástrofes

sabemos que este largo metraje
tiene la cinta rota
tragamos su veneno con dolor

nos exterminan mientras le venden
al resto mentiras de paz

en el invento de estar perdidos
nos cambiaron oro por espejitos
desnudaron la alegría
de nuestros ojos

en el telón de Vietnam
del 9-11 los espantos en Ferguzon
en el ebola
en el teclado de guerra en el Boko Haram
sierra León Siria
y lo que avecina desde Asia

si no queman la venda
si no abren los ojos que escuchen
la verdadera serenata del nuevo orden

de a poco se creerán que existimos
en un lugar prestado
en un ave Maria
en un credo
en la ignorancia del Twitter
y home run de los Pokemones.

Hope

Mi país es una frontera derramada
a ella le muerden su foresta
(para hacer carbón)

en la bandera de mi país
ya no se ve el escudo

cansado de ser usado para limpiar
heces que defecan en las calles

mi país es una frontera rota
que no debió crecer pudriéndose

los cascos azules duermen
como los polis acostados

mi país hoy sombra del racismo
y enjambré usado de cañaverales

en mi país no sobra
lo que hoy nos hace falta
memoria

las flores son espinas de crematorios
las lechugas marchitas (contaminadas)
por el ejército sin jardinería

atados al reportaje sombra
en el nombre de la Hispañola
levantan el telón de mi país

el escenario se quiebra
los tambores suenan otros vientos

en otra burbuja clandestina
la hojalata de güiro se oxida
a la intemperie de la ignorancia

hay un pedazo de tierra
que flota sin rumbo como isla
adolorida sin brazos
pañales y campamentos

mienten que se van
mienten que están de paso

ya se quedan se quedan
sin haber llegado.

La bestia

Qué más quisiera yo que escribir
para el pueblo
Antonio Machado

Hay un maldito tren con un vagón
de ida hacia la muerte
donde suben los desafortunados
en busca de un mejor café

Para y roba sueños
que nunca existieron
sueños que ni siquiera durmieron
dejando la memoria virgen

En él suben las mulas de los narcos
los sin olores, los descarrilados
con el dolor de fósil podrido
y abandono como ‘La hojarasca’

Hay un maldito tren descalzo
lleno de voces apagadas
cobrándose el último aliento
entre los escombros hurgando
ojos al insomnio moribundo

En el vagón de la muerte
se empacan a despertar realidades
espejeando tristes verdades
suicidio colectivo, matanzas y delitos
sin un porque

Invasores de felicidad roban vidas
secuestros muertes que no desprenden
como una adicción devorante
amordazada al mal

Hay un maldito tren que regresa
a cobrarse muertes a la vasca
llevándolas a la basura de Occidente

Termina vidas que aún no nacen,
ronda niños asustados,
recién nacidos defecan sin mamar
cuando los bichos entre vagones
se los chupan

Los colgados viajan entre filas
hablando del allá que nunca han visto
historias de corrupción
se hacen realidades

¿Qué diablos pasa aquí?

La bestia de metal
desplaza pueblos fantasmas
mansos se dejan golpear
mutando prisioneros de su propia piel
cuando se salpican a mares extranjeros
en huellas del terror

Lugar de cruces desaparecidos
donde el viento hace correr lento
Las abuelas pasan fundas
de tortillas y agua

La patrulla fronteriza detiene mujeres
madres niñas, las viven las usan,
se adueñan de su miedo

Maldito el hombre que tira creencias
en el vagón de la muerte
calcinándose en la estepa del sondeo

No hay piedad ni palabras
todo partió a la caca de potrero
sin ganado

Estas vidas no tienen acúmulo
no pueden ni vivir
el momento del suicidio colectivo

¿cuantos caminos dejaron sin andar?

Centro América corre el camino
de los indocumentados
menos que muchos regresan
sin señal en bolsas negras
otros se pierden entre escombros
peor que el susurro del mercado

Ellos querían hacer otra cosa
con su vida infiltrarse a un mejor almuerzo

El Paso del Norte los escupe de regreso
con alfileres en los pelos tejiendo el dolor oculto

Vagón de sur a norte
con interés al centro
deshaciendo tejadas en mi país

Porque aquí a lo lejos se arma el viento
y las epifanías caminan sin luz
en busca de sus Chamanes

Hay un tren maldito
maldito tren con un vagón de vidas pendiente
sin pistas a seguir
violando las flores de nuestra primavera

Ocurre que a veces
somos ese maldito tren.

Si te gusta #María_Palitachi... Clic para tuitear
Echa un vistazo a la siguiente entrada