PASEANTE A LA FUERZA

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Disfrazado de turista
se iba sumando a la lista
de aquel que no entiende nada;
él se miraba al espejo
sin verse joven ni viejo,
mas distinto a la manada.

Una mueca en su semblante
iba marcando el talante,
su existencia malograda;
soñó con ser bandolero
para meterse a barquero
y endulzar la mar salada.

No sabia de sacrilegios
y aún menos de sortilegios
ni soñaba con la almohada;
su vida fue un manuscrito
donde todo estaba escrito
y su sombra era alargada.

Andaba siempre sediento,
agarrado al sentimiento
de una soledad soñada;
no tuvo ni dios ni mundo
obviando lo nauseabundo
y ya nada le importaba.

Llegó al fin a su pesar
y se propuso pasar
dando al globo una patada;
fue el universo su villa,
su rincón era Castilla,
y su fortuna, la nada.
©donaciano bueno

Vino a este mundo sin saber para que vino. Y entre copa y copa de vino se fue estrujando el racimo. Y ni siquiera fue mosto, pero le llegó su agosto, su destino sin destino.

Impactos: 0

Te sugiero seguir leyendo...
La tierra es del que la trabaja con el sudor de su frente, al que agradece y consiente cuando la sed le rebaja; la tierra no se relaja ya esté triste o sonriente siguiéndole la corriente si el…