CON PERMISO

Mi Poeta sugerido: »Fernando Aínsa

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Pido permiso a dios, quien nos hiciera,
he de olvidar aquí ponerle nombre,
aquel que en un mal día creó al hombre
y a mi madre feliz que me pariera.

El mismo dios, al mismo al que hoy quisiera
hacer de mi cosecha aquí un reproche
dudando si al tratarse de la noche
esté dormido aún y no me oyera.

Pues puestos a crear una obra de arte
mostraste habilidad de alguien muy zafio,
que hubieras evitado el epitafio
teniendo nada así que reprocharte.

Mas puestos a aceptar tu imperfección
y dando nos armaste de paciencia,
inspira a los que saben de la ciencia
capaces sean de hacer su corrección.

Pido permiso a dios para decirle
lo que nadie en el mundo se atreviera,
nunca quise decir que él no existiera
así sea incapaz de percibirle.

Y que siempre he querido yo inventarle,
si digo lo contrario mentiría,
preciso conocer si él me querría
y yo en compensación debiera amarle.

Y puesto que otra vez vuelvo a la duda,
y otra vez más mirando hacia otro lado,
ignoro conocer si le he encontrado
o miento aquí al saber la verdad cruda.

Locura para amar. Que la otra cura,
delito del saber está en la mente,
no tiene solución por muy insistente,
sólo es cuerdo el estado de locura.
©donaciano bueno

MI POETA SUGERIDO: Fernando Ainsa Lee

Fernando Aínsa

BUENAS NOCHES

—¡Buenas noches, tú!
—Si, es hora de dormir (Erik Knudsen)
Es más tarde de lo que crees.

Me dices “Buenas noches, tú!
—Sí, es hora de dormir”
y soñar con el país hundido en aquella visión lejana.

Lo sabemos:
cada día menos posibilidades,
menos aplazamientos,
algún resto de promesa,
astillas de aquellas ilusiones.

Por eso no puedo dormir.

OLISQUEANDO

Yo sé que cuando no estoy a tu lado
hueles la almohada
donde descansan mis recuerdos
y resucitan sueños olvidados.

Mohín del rechazo con que los interpretas
creo respirar luego al recuperarlos.

Así,
como los perros,
olisqueando,
nos reconocemos
en la distancia que compartimos
noche a noche.

SOBREVIVIR AL OTRO

¿Dónde he leído
“No quisiera despertar suavemente la viuda que llevas dentro”?

Si me despierto en la noche
soñando lo indebido
espío tu respiración
escudriño como oscila tu pecho en la sombra.
Entonces me quedo más tranquilo
Puedo reanudar mi pesadilla.

Si no sintiera tu palpitar
estaría tentado de acariciar tu mano,
pero temo despertarte
o encontrarla inmóvil y fría.

No me gustaría tener que sobrevivir con tu recuerdo
No quiero asistir a tu incineración
No quiero recibir un frasco con tus cenizas
Sospecho que tú tampoco.

AQUEL A LO MEJOR UN DÍA

A lo mejor un día intentaré vivir tu vida
cuando tú ya no puedas hacerlo.

Abriré los libros que dejaste en lectura interrumpida
me disfrazaré con tu ropa y pintaré mis labios ante el espejo
con el carmín con que me sedujiste,
cubriré de falso rubor las mejillas y su aire demacrado
con tus potingues ya rancios,
disimulando ojeras
(si puedo)
para seguir sin ti en el corso de la vida.

Hurgaré en los cajones de tu cómoda
(intruso como nunca antes lo fuera)
escarbando en tu pasado
y te soñaré
para intentar
—¡por fin!—
comprender el secreto
¿por qué una noche tiré todo por la borda
para seguir por treinta y tantos años tus pasos?

CUANDO LA OIGO HABLAR…

Cuando la oigo hablar con los perros me conforto:
sé que sigue ahí
—en la cocina, el porche o el jardín,
no importa dónde—
su presencia me asegura de muchas otras cosas,
imponderables que mantienen la tela de araña donde me balanceo
sobre el vacío que me rodea.
Una tela que tejió con sutil sabiduría
en treinta y cuatro años de vida compartida.

Los llama,
dialoga con ellos,
porque de sus miradas obtiene la respuesta que yo,
avaro, por no decir egoísta,
eludo darle, cuando debería susurrarle:
“Todavía te quiero”.

“POST TENEBRAS LUX”

ese resto de hotel en tu sonrisa
Erik Knudsen

De Ginebra tengo el vértigo de ese cuarto del hotel descalabrado.
Fue una noche de hace muchos años.
Desde el ángulo de la cama revuelta
sentada en la penumbra con las piernas abiertas
me invitas en silencio a perderme en la parte más sombría de tu cuerpo.

Un mareo,
una foto sin negativo para el recuerdo,
eso me queda,
un modo de compensar el escalofrío de haber mirado aquella tarde
en el parque de los Bastiones
los ojos de mármol de Calvino.

Te sugiero seguir leyendo...
Yo he sido cocinero antes que fraile soñando con estrellas Michelín, viviendo como un chino…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up