PINTAR LA LUNA

Mi Poeta sugerido: »Stella Manaut

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Quiero pintar la luna de colores
vistiéndola con traje de torera,
que el mundo así la viera pinturera,
gritándole un olé de mil amores.

Que plasme en mi pupila el arco iris,
pinceles a elegir los que quisiera,
colores, los que más le apeteciera
tomando en la paleta que es mi iris.

De olores. Yo querría desprendiera
los más embriagadores y gustosos,
balsámicos, fragantes y olorosos
cual fuera permanente primavera.

La luna tan perfecta con sus rizos
dontándola de aromas y colores.
¡Qué lindo el disfrutar de sus favores!
¡qué bello el sucumbir a sus hechizos!
©donaciano bueno

Di si te gusta! Clic para tuitear

POETA SUGERIDO: Stella Manaut

Stella Manaut

LA RISA DE LA LUNA

Fecundas las horas
con su carga
de luciérnagas dislocadas
y la melena ondulando
bajo la risa de la luna.

Nos enlazaba el aire
con su aliento de novicia;
las arrugadas sábanas
sudando bajo nuestros poros.

Soñamos futuros de luz,
lejanas promesas,
envueltas en un vendaval
de presagios.

EN EL SOSIEGO DE LAS SIESTAS

Gracias
por tu constancia.
Gracias
por tu amor
-pequeño, pero fiel-,
por estar ahí,
esperándome,
en el sosiego
de las siestas.

TIERRA RESECA

Si me das la mano
y la aprietas,
me estarás regalando
la pared
inquebrantable
de un futuro a dos;
el muro
de granito
que se incrusta
en la tierra reseca
de años compartidos

AMALGAMA

Quiero atrapar
tus pensamientos,
hacerlos míos;
amalgamar
las vivencias
de tus años
nuevos
y mis tiempos
lejanos.

ME CONVENCES

Me convence tu mano;
me recupera sensaciones
olvidadas entre las
hojas de mi libro de vida.
Me erizas en el susurro,
derrites mi escudo
con tu aliento de ave
encelada.
Deprisa, rebusco
vestigios de juventud
en los escondites
de mi cuerpo.
Por fin los encuentro,
y los acuno,
para ofrecérselos,
vírgenes de nuevo,
al ansia gozosa
de tu empeño.

ESENCIA DE MUJER SIN ALMOHADA

Viérteme en el cenit de tu crepúsculo,
invéntame nuevas latitudes,
deja que penetre
en la ultratumba de tus sentidos:
desnuda, despojada de piel.

Dime cómo gime una brizna de rocío,
méceme en los surcos de tu duda,
acaricia mi esencia de mujer sin almohada:
ávida, consciente de un ayer de mariposas.

LA VOZ MENDIGA

Voy llenando mis muertas soledades
con retazos de frases adobadas:
palabras que nacen
del limbo de mis ancestros
y buscan esa rendija
que las deje penetrar
en mis sentidos
para que se me derramen
por los poros,
uno a uno y sin tropiezos,
versos de tierra,
canciones de luz.

LA PÉRFIDA FUSIÓN DE LOS NARANJOS

Huyamos de las dudas,
enfrentemos
nuestros sentidos
a la pérfida
fusión de los naranjos.

Efervescencia de aromas
en la piel del alma
y la costra de esa duda,
quebrándose,
agrietándose,
como yermo barro
bajo un sol nefasto.

POEMA DE VIENTO

Si mi cuerpo,
ya usado,
fuera pájaro nuevo;
si supiera soñar una rendija
en mi jaula de miedos;
me sentaría,
gozosa,
junto al dulce camino
por donde tú pasaras
en tu tarde de otoño
implorando,
mendiga,
con las manos abiertas:
un poema de viento,
la huella de tu voz.

DESCONCIERTO

Tu cabeza en mi hombro,
con la tibieza de plumas
desconcertadas.

La almohada
de mi piel,
recibiéndote,
acunándote:
entrega
de dulce membrillo.

DEDICATORIA EN UN LIBRO PERDIDO

Cuando no sea para ti
más que un
recuerdo
en la sombra del
tiempo,
quizá el azar de
tu mano
elija este libro,
perdido
en la galaxia de
la biblioteca
-donde siempre permanecerán,
cosidos,
los ecos de nuestros gozos-
y, al abrirlo,
volará
por todos los rincones
de tu memoria,
la esencia de una mujer
que se acurrucó,
dulcemente,
en el nido de
tu madurez.

NUEVO METRÓNOMO DE INVENTADOS TIEMPOS

Jardineros de un campo de futuro,
sembramos semillas
cuando aun no era el tiempo.

Pero, el germen madurará,
despacio, en el recuerdo:
medidos los ritmos del mañana
en un nuevo metrónomo
de inventados tiempos.

La ilusión no se ha muerto;
sólo estaba dormida.

ALAS DE CANGREJO

A las gotas de hiel
de un ayer de pasiones,
el aire de mis sueños
traerá nuevas sonrisas.

Un bosque de naranjos
para tu frente amarga;
aroma de jazmines,
de lirios y azahares.

Soñaremos, unidos,
las flores del mañana,
más pálidas, si quieres;
de un aroma sutil,

pero, dulces y etéreas
como alas de cangrejo.

LOS AQUELARRES DE LA VIDA

Caen, lentamente, sin pausa,
las hojas de mi otoño,
pero la savia sigue intacta,
rejuvenecida en su esencia.

Y, seguiré volando,
-viajera de nubes-
por las cimas más altas,
por los valles
de cerezos en flor,
libando,
por los aquelarres de la vida.

CADENCIAS

Cadencias de nubes
agonizantes de silencio
y el monótono retorno
del vacío sin ti.

Volteo de campanas
con ritmo descompuesto;
paladas de segundos
en el limbo del olvido.

Es infinita la espera
tras la huida del tiempo;
se hace eterno ese segundo
que ya no quiere ser.

COMO GUSANO DE LUZ

Como gusano de luz,
cual linterna de
crepúsculos, tejeré
-las manos llenas
de pétalos de sol-
una túnica de estrellas
con que alfombrar tu casa,
para que no se arruguen
tus pasos, y sepas,
por fin, encontrarme.

CONFUSIÓN

Siempre habrá un hombre
que desquicie tu vida,
te confunda el alma,
trastoque tus sentidos.

Siempre “ese hombre”,
esperándote
en un tiempo del camino;
en cualquier recodo.

CRISTALES ROTOS

¿Por qué retuerces
los rastrojos de tu sueños?

¿Por qué se inunda
tu aliento de soledades?

¿Quién esparció por el éter
los cristales rotos de tu alma?

¡Incrústate en mi piel;
vomita tu dolor
en la almohada de mi pecho!

Despertarás del llanto,
renovado.

DELIU VAG ASCUG SONA…

Se me mezclan
las sílabas…
Se me enredan
palabras……

¡No sé si estoy viviendo….!
Se nubló la voz de mi sonrisa.

¿Dónde estará
el límite de mi precipicio?

Parado el ritmo cotidiano…
Autómata en la sombra…
Espera constante…
¡Esa nausea eterna
que atraviesa mis días!

Te sugiero seguir leyendo...
Hoy yo tengo el alma herida por nuestro futuro incierto, porque alguien a nuestro huerto…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up