POETA (sic)

Pedro Valle(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Este escribidor de versos,
que no alcanza a ser poeta,
saca abriendo su maleta
mental, los temas diversos.

Hoy mira al dios universo
describiendo su hermosura,
mañana será amargura
la que adornará su texto.

Envidiando a algún maestro,
copiando sus maestrías,
anda pasando los días
cada vez algo más diestro.

Versos por definición
son como dos gotas de agua
que bailan al mismo son,
lo que cambia es el paraguas.

Para los versos la rima,
mejor si ésta es consonante,
pero así fuera asonante,
aquí es lo que más se estima.

¡En cambio, la poesía!
lo que prima allí es la estética
entretanto que la métrica
no alcanza ni a cortesía.

¿Dónde anida esa locura
que conduce hasta el altar
dónde se aprende a pensar
que el pensar todo lo cura?

Y ya para terminar,
este humilde soliloquio
he encontrado circunloquio
para este verso rimar,
puesto que al sólo uno hablar
no puedo poner coloquio,
me tienen que disculpar.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Pedro Valle

Pedro Valle

Extranjero

Dónde te encuentro
si mi casa
no tiene la arquitectura
de tu lenguaje
Si mi rostro
es de otro tiempo
Dónde te encuentro
noche gélida
estrella cegadora
País extraño
llévate todo
déjame el amor

Marzo

¿Cómo arrimarle los ojos a tu ausencia
sin que me duelas
como un canto de cigarras
hundido en pleno pecho?
¿Cómo inventarle tu nombre a esta sed
si mi tierra se quedó
poblada de hojarasca y viento?

De pronto
voy arrancarme eclipses
para que vengan caminos
creciendo en tu palabra
Para que el trópico vaya rompiendo
fronteras y estaciones calendarios de lluvia
voy arrancarme para crecer por siempre
en tus espigas

Un poeta

Caprichosa la vez
que abandoné todos tus libros de poesía
para leer
en el destino de un pájaro
tu nombre
que como un río se interna en mi pecho
o como el augurio del día
que estrena su mejor pétalo en tu palabra.

Chalatenango (Poesía)

Me dueles en cada paso,
en cada ternura,
en cada amanecer.
Me dueles en tu historia
de sangre chorti violentada,
en los ojos huérfanos,
de horizontes
en las bocas habitando,
geografías de sed,
en las manos impregnadas de añil
que sólo conocieron
el alfabeto sonoro de las milpas.

Los niños de El Pital

Me dueles en último invierno,
donde la muerte fue
esa extraña flor
enredada al árbol de los días,
despetalándose de canciones.

Sobre tus cerros y montañas
donde crecen los poetas,
en cada piedra,
en cada río;
también tengo mi piel,
también tengo mi voz
olvidando dolores,
fertilizándose de sol,
son mis abrazos como Lempa
y el Sumpul,
abrazando esta tierra,
eternamente inaugurando
el milagro de otro amor.

Te sugiero seguir leyendo...
Aquellos, entonces jóvenes, que un dia de mayo del sesenta y ocho en primavera, en…
Scroll Up