QUISIERA SER MARIPOSA

Mi Poeta sugerido: »Yirama Castaño Guiza

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Mis versos no emocionan, lo comprendo,
mas guardar siempre intento yo la forma
y debo de ocultar si estoy fingiendo
sin siquiera decir me estoy muriendo,
tratando no apartarme de la horma.

Que no puedo gritar pues se desborda,
ni puedo maldecir, ni algún lamento
lanzar en un momento por la borda,
y a la expresividad dejarle sorda,
contar que mi alma sufre un fin cruento.

Que todo en mi versar, tan comedido,
me impide inmiscuirme en la pelea,
y todo lo que digo es muy medido,
pues odio aquí lanzar algún berrido
así no encuentre a nadie que me crea.

Mas debiera librarme de esta losa
que atenaza cual dama en un corsé
pues yo quisiera ser es mariposa..
Hoy les comento una cosa, ¿saben qué?
lo próximo que escriba, lo haré en prosa
©donaciano bueno

Es una pena! Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Yirama Castaño Guiza

Yirama Castaño Guiza

RUMOR DEL VALLE

Para Karin Kuhfeldt

Cuando comencé a viajar,
no pude resistir la tentación de parar
en la estación equivocada.
Pequeño pueblo de bombilla en la escalera,
habitar cualquiera de tus casas era bailar
en una ronda de gaitas y tambores.
No importaba la lengua arenosa,
ni el calor colándose en la pared de la cocina.
Bastaban eso sí los olores de la tierra,
la lentitud descalza en el centro de la plaza.
Nadie tenía nombre
y sin embargo todos se llamaban.
Las mujeres pintaban sus labios
en punto de las seis
y los hombres aplastaban fichas
en medio de los gritos y la fiesta.
Pero un día llegaron los falsos monjes
a pintar con aerosoles
agujeros negros en tu cielo.
Pequeño pueblo,
ahora que vuelvo con el camino despejado,
ahora que la brújula señala el norte sin equívoco
hay algo que no entiendo,
todos callan
y una fila de cantadoras
con velas en las manos
alumbran la marcha
que aleja a los niños
de la prometida tierra.

LECTOR DE AMANECERES

De nuevo pequeño mundo,
país enorme,
desde la
mesa de aprendiz.
Tú que sólo tienes la ilusión,
deja que siga
invisible
para seguir el vuelo
de esta única palabra.

EL CÍRCULO DE SALOMÉ

El viento silba su nombre.
Y no es de noche.
Sólo es un día que sigue al otro.
Y está de vuelta.
No es esta la calle.
No es esta la casa.
La puerta no abre con la misma llave.
Sin embargo, es el mismo paisaje que se mueve,
el otro país,
la otra ciudad,
los de siempre.
Y un cuerpo extraño al lecho,
y una cabeza en medio del bautizo
y ese silencio que se lleva el río.
(Socorro, Santander, Colombia, 1964)
de Memoria de Aprendíz, Colección Los Conjurados, 2011

Andanzas

Ya no sobre esa mano
Ya no sobre la mano que era mía
y abandonó de pronto el universo
Amor,
el océano está aquí
al otro lado de la habitación
en la pared que se nos viene encima
en el sudor que nos separa
Un sueño aleja por momentos
la nave que se mueve.
Oprimidos contra el miedo
emergentes
náufragos.

Pero, sabemos guardar el aliento.

Somos quienes piensan
en la única oportunidad
que nos queda:

Profanarle su tumba al amor.

HEREJÍA

Que todo se sumerja en ti
como el violeta en lo más profundo del océano.

Que la noche te posea
como un amante en busca de su mejor sueño.

Que el pájaro se estacione en tu corazón
como sus alas en el viento.

MALABAR EN EL ABISMO

Di mi nombre una vez
llévame, breve,
entre la seda
o la espiral hirviente.

Recorre conmigo el laberinto
para no llegar
o para fugarnos en la ceguera.

Aunque el año que nos sigue
esté tan lejos.

Deja resbalar la tristeza
mientras duermo
dócil.

Despojo anciano
sepulcro de la culpa.

Deslízate en la cavidad de los lamentos
allí me encuentro
Detenida. Pálida.
En invierno.

Toma el corcel
y busca mi disfraz

Es preciso que te espere
suave, en harapos.
Al margen del poniente.
Agrega un redoble a esta noche
la cumbre de mi sueño está nevada
ligera, feliz.

También te puede interesar...
Cuando las emociones inundan los sentidos las olas…
Scroll Up