RAÍCES

 

Raíces tiene el árbol, que es sustento,
y, dicen, yo también tengo raíces,
quizás se hayan fundido con el viento,
-así que haya buscado nunca encuentro-,
o se hayan convertido en meretrices.

Meretriz, lo lamento, es lo que he sido,
vendido a algún postor y sin cimiento,
un pobre desvalido, un esperpento,
el eco resoplando de un silbido
pidiendo siempre a dios su asentimiento.

Que asentir es mejor que disentir
-yo he tenido que ser muy complaciente-
con frecuencia tenerme que mentir
y a opiniones deberme de rendir
dejándome llevar por la corriente.

Corriente. Es lo que soy. Es lo que he sido.
El mismo que nació de una simiente.
Ocurre cuando es uno presumido
pues cree que él vivir se ha merecido
y viene a echar raíces al siguiente.

Y siente que no es cepa ni es vivero
ni es árbol que enriquece y alimenta,
ni es motivo, razón, que su trasero
es aquello que cuida con esmero
lo único al final que trae a cuenta.
©donaciano bueno

 [catposts name=”http://wp.me/p78yIL-8gc”]

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of