RECUERDOS…QUE NO INTERESAN/

Vicente Luis Mora (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
RECUERDOS Lee otros poemas de la INFANCIA

 

Recuerdo yo era un niño que soñaba
ansioso terminase ya la escuela
volviendo hacia la casa de mi abuela
y aquel pan con azúcar que me daba.

Recuerdo cuando hervía esa cazuela
que al paire de la lumbre calentaba,
aquel olor a guiso que humeaba,
y el arte de mi hermano con la azuela.

Recuerdo la ilusión cuando ganaba
al inque o a la tuta a los amigos,
la higuera con sus brevas y sus higos
y cómo del robar yo disfrutaba.

Me acuerdo, muchas cosas no recuerdo.
Que no tengo interés. No me preguntes.
No quiero recordar, no llevo apuntes,
que el tiempo se ha quemado y ya me pierdo.

Verás, que recordar no trae a cuenta
y hoy solo me interesa la inocencia.
Por todo lo demás pido clemencia
si alguno ha de comprar lo tengo en venta.
©donaciano bueno

A qué recordar? Clic para tuitear

El inque y la tuta eran dos de los más habituales juegos de aquella época en los que la imaginación era en realidad el juego por excelencia

¿Conoces a Vicente Luis Mora? Lee/escucha algunos de sus poemas

Vicente Luis Mora

LA CASA NEGRA

Llegué de noche a esta casa extraña
desalojé el color para asentarme
me horrorizaron sus paredes blancas
tras diluir mi esencia bajé al sótano
allí encontré enterradas mis raíces
hacían de cimientos de la casa
ya era parte de ella sin saberlo
quise hacerla a mi imagen y medida
tomé mi esencia que dormía en cubos
y fui tapando su horroroso albor
y me salvó la mano que escribía
la pluma hisopo sustanciando el llanto
ahora hasta las tejas son oscuras
soy un tintero triste y solitario
las nubes no se acercan sin mancharse
mi cuerpo es un sinfín de líneas negras
el negativo exacto de la página
en esta casa ya no vive nadie.

AGUA CORTANDO UN CUADRO

Si escribo en esta página

la casa

se formará la imagen en tu mente
de una casa cualquiera de tu hogar
o el caserón sombrío de tu infancia
pero si aporto un hombre melancólico
mirando al mar detrás de una ventana
es mi casa y la piensas
negra quizás lejana no habitada

agua

escribo en mitad de este poema

y tu imagen mental se ha hecho pedazos
dónde está el agua? fuera de la casa
o dentro de la mente? tu primera
composición del cuadro se desarma
pero todo termina por formar
una imagen: azar hecho sentido
divide el agua el cuadro el cuerpo queda
mirando al mar detrás de la ventana
y separada por el agua oblicua
que la difracta del inútil cuello
mi cabeza por fuera de la casa
el mar rompiente brilla tras sus ojos.

A LA PREGUNTA DE POR QUÉ TE QUIERO

Porque la tesis va después del casus
porque la lluvia llega del oeste
el sol del este y éste del ocaso
te quiero porque baja la marea
y sube porque el cielo no es azul
te quiero porque el mar rompe en la costa
porque el amor la gravedad la muerte
hacen caer los cuerpos a la tierra
porque las nubes son en movimiento
y mueren como peces si se paran
porque la niebla es agua en suspensión
porque las cosas pasan y el reloj
no acierta nunca con la hora exacta
porque la rosa ya cortada muere
te quiero porque el átomo de cesio
es firme y el genoma variable
te quiero porque el sol calienta el aire
te quiero porque el cero es absoluto
porque mañana volarán las aves
porque hoy se acaba y esta noche es triste
casas vacías camas anchas frío
preguntas insensatas por teléfono

ANALEPSIS

Estoy a oscuras en la misma cama
que dos meses atrás nos contenía
aproximadamente por mi brazo
de ahora estaba entonces tu cabeza
mirándome serena tras la lucha
aproximadamente por el hombro
contrario mi temor a que te fueras
me siento raro a solas en las sábanas
sabiendo que fui yo quien finalmente
huyó y que sin embargo estoy aquí

me siento raro uno y somos tres
escritos sobre el folio de la cama

por un extraño azar soy como el tiempo
que escapa sin moverse del lugar.

MAREA

Llegó a mis costas la marea negra
con las primeras olas de la noche
no distinguí su corazón de grasa
tiznando el rompeolas de la playa
la mar estaba alta al despertar
llegaba hasta mi casa la marea
no pude controlarla resistí
cuanto se puede ante el destino mismo
perdí como se pierde ante el destino
llegó a mis costas la marea negra
me arrebató el color pero dejó
la suficiente tierra para verla
el agua exacta para agonizar
el aire justo para no asfixiarse
bastante vida para amar la muerte

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
La vida son dos días de los cualeshay uno que durmiendo lo pasamos,el otro solamente caminamosde acá yendo hacia allá cual…
Ir al contenido