RESULTA QUE…ME MUERO

»El Poeta sugerido: Rogelio Sinán

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Resulta que mañana yo me muero,
y acudo ante San Pedro de esta guisa
hirsuto, sin creencias, sin camisa,
de anhelo falto y esperanzas huero.

Sucede que como único testigo
le llaman mi alter ego declarar,
y que, harto ya de tanto caminar,
maldigo y me desdigo y contradigo.

Y ocurre, o bien pudiera ser que ocurra,
que ingenuo le hago allí una pedorreta,
recogo dando vuelta mi maleta
y azuzo, pues, los lomos de una burra.

Pudiera ser, admito es improbable,
que el santo me viera a mi inocente,
me atrape con sus brazos insistente
pidiendo por favor nunca más hable.

Por eso aquí no paso, le diría,
que para hablar no he de pedir permiso,
si mudo ya se ha vuelto el paraíso,
antes de entrar juré me moriría.

Comprendo, todo aquí es un disparate
mas quién podrá afirmar no ha de ocurrir,
al menos dejen pueda yo reír
pues todo en esta vida es un dislate.
©donaciano bueno

El humor y la muerte parecieran temas opuestos. sin embargo a medida forman parte de los escritos de los más prestigioso poetas.

POETA SUGERIDO: Rogelio Sinán

Rogelio Sinán

Balada del Seno Desnudo

¡Mangos!… ¡Mira!… ¡Tantos!…
¡Oh!… ¡Uno maduro!…
(¡Dio un salto… y salióse
su seno, desnudo!)

¡Yo salté del árbol!
¡Upa!… ¡Tan!… (¡Qué rudo!)
¡Por mirar de cerca
su seno desnudo!

¡Me miró asustada!
¡Cubrió… lo que pudo
y… huyó…! ¿Qué robaba?
¡Su seno desnudo!

Lejana…, lejana…
me envío su saludo.
(¡Yo seguía mirando
su seno desnudo!)

¡Perfume silvestre
de mangos maduros!,
¿por qué me recuerdas
su seno desnudo?…
Del libro: Onda. 1929

Soledad

Traje a ti
mi soledad
para que
le dieras alma.
Pero la dajaste sola
en el camino,
¡qué sola
dejaste mi soledad!…

(¡Pensar que la traje a ti
para que le dieras alma!)

Frescura

Se burlaba el surtidor
-¡la risa casi lo ahogaba!-
porque la lluvia bajaba
y él la devolvía al Señor…

Su forma sobre el agua

A la hora equidistante del pez amanecido
con la primera espuma de la mañana, flota,
como un presentimiento de bostezo salino,
su forma sin aristas, deshilachada, fofa.
Flota, digo, la niebla, crispada de ladridos,
amarrando en las jarcias elásticas gaviotas.
Y, al recoger el hombre su red, semidormido,
quizá tema al espectro que va sobre las olas.

Mancha de sol

Campo traviesa, cansada,
con el hijo en el cuadril,
la moza va hacia el lejano
cuchitril.

El sol coloca en los árboles
sus moneditas de oro.
Y el niño suelta la fuente
de su lloro…

La rapaza saca el seno
rozagante a se lo dar…
El niño bebe. Ella ríe.
Y echa a andar…

Viaje

Las nubes -escolares
de escuela elemental-
han tomado sus libros
de luz y se van…

El caballo del viento
las conduce
sobre su lomo tierno.

¡Ya se van! ¡Ea! ¡Ea!
Y ¡adiós! les van diciendo
con sus pañuelos de humo
las chimeneas…

Murano

MURANO ya mi mente, hoja delgada
de pensamiento y sangre, vena a vena
salpica en ritmo, mística, serena
su lírica pasión cristalizada.

De cada golpe en plenitud alzada
que el yunque en el espacio desenfrena
desdoblará cada ola su cadena
y el árbol-dios cielizará su espada.

Roja de triunfo el hacha del espanto
luceros echará campana abajo.
Todo ángel blandirá filo de canto

y sólo tú, delgada, tajo a tajo,
salomarás la plenitud del llanto
con resonancia y tumbos de badajo.
Del libro: Saloma Sin Salomar. 1969

Magdalena

La estrella vespertina, fatalmente risueña,
suspira ensimismada tras el mito solar,
ungiendo, mariposa, la traslúcida huella
con grito de cristales y pupila de sal,
Cuando, rumbo al helado sepulcro de las olas,
la sangre iluminada tiña celajes, ella
salpicará el tocado de las nubes piadosas
al deshacerse en lirios como una Magdalena.

Del libro: Semana Santa en la Niebla
Primer Premio Nacional de Poesía
Concurso Literario “Ricardo Miró” 194

Te sugiero seguir leyendo...
Que un calvario es la vida para mí,otro día a sufrir el calendarioy otro más,…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up