SE FUE LA INSPIRACIÓN

Mi Poeta sugerido: »Arturo Trejo Villafuerte

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

La vida es tan pequeña que cabe en el pañuelo
del caminante en celo que observa alguna luz,
no advierte que al trasluz, nada hay mirando al cielo
y acaba en su recelo colgado de una cruz.

La cruz, ese castigo tan duro y tan pesado
que al Gólgota el calvario condujo al buen Jesús,
es a ella ahora esa cruz que, infame, le ha tocado,
y amén que se ha olvidado le han insuflado pus.

¡La pus, qué secreción que huele putrefacta!,
maltrata corazones, y al seso ata un corsé,
la súplica no escucha y aun mas ni se retracta
pues ella echará en falta la ayuda que no fué.

Se fué como la brisa, se fué como la espuma
y aquí sigue esperando y se fué, se fué, se fué,
y en su barca de versos ya no encuentra ninguna
razón de abandomarle, por qué se fué, no sé.

No sé si fue hacia el norte, si se marchó al oeste,
ni pude preguntarle, si en otra dirección,
pues todo alrededor se convirtió en agreste
girando y dando vueltas ¡maldita sinrazón!

Razón de su esperanza, razón de su locura,
de un barco a la deriva, que ausente aunque no quiera
quisiera que ahora el sol matara su amargura,
tornando hacia su lado, que eso es lo que quisiera.

Quisiera ya olvidarle pero olvidar no puedo
de aquellas nubes grises su intensa plenitud,
ya sus ojos no brillan, su mente es un torpedo
de un iris que anda ciego, no ve ya ni al trasluz.
©donaciano bueno

La inspiración existe, pero tiene que encontrarse trabajando.
Pablo Picasso

La anadiplosis consiste en una repetición de la última palabra en la primera palabra del verso siguiente. Como variante, existe la encadenación a través del uso de la anadiplosis en todos los versos. Es una figura de repetición. No sé si ésta es la figura que le corresponde. ¿Hay algún sabio que pueda responder?

MI POETA SUGERIDO: Arturo Trejo Villafuerte

Arturo Trejo Villafuerte

Blanca vida

Este amor ¿es vida o muerte?
Orlando
Brevemente (…) el amor es la tendencia a poseer el bien para siempre.
Platón, Simposio

Me acerco a ti,
poco a poco,
como quien no quiere asustar
al ciervo herido,
como quien espera que la presa
no dé el salto y escape.
Me acerco, con temor,
con asombro,
a tu mundo,
tu vida,
tu cuerpo.
Ignoro cómo eres
y qué esperas de la vida,
sin embargo yo quiero ser
parte de ella,
lo que esperas,
anhelas,
buscas.
Por favor, te lo pido,
déjame llenarte de ternura
mientras la luna brilla sobre nosotros.
Sólo te pido me dejes decirte al oído
las más tiernas palabras de amor
que jamás has escuchado y después,
si quieres, vete,
déjame vacío,
solo
y abandonado,
con mi mundo destrozado
alrededor.

Me sorprendo pensando en ti

Los hombres siempre han mal interpretado el amor: creen, cuando aman, que son desinteresados, deseando la ventaja del otro ser a menudo contra su misma ventaja; pero, en cambio, desean poseer el otro ser…
F. Nietzsche, Fragmentos póstumos

De pronto
me sorprendo pensando en ti
y sonrío
¡qué barbaridad!
Cuantas emociones produces
tan sólo al recordarte,
cuanta obsesión detrás de tu nombre
que esconde la promesa de una mujer,
cuanta insensatez ronda la puerta negra
de tu ausencia.
Pensarte es una actividad mayor,
un regocijo
y una unción.
Es recibir un novedoso sacramento
donde la diosa pide absoluta veneración.
Desde ahora te lo digo: quiero ser tu sacerdote,
tu monaguillo.
El predicador más fiel de tu esencia de diosa,
de reina, de mujer.
Sencillamente déjame cantarle a tu belleza.
¿Qué más puedo pedir de ti?

Quisiera saber La belleza es verdad,
la verdad es belleza,
esto es lo único que vale la pena saber

John Keats

De pronto me entra la curiosidad
la inquietud
por saber más cosas de ti:
de qué lado de la cama duermes
cómo te vistes
cuál es tu perfume
favorito, en qué piensas
cuando estás ausente de mis ojos
y de mi vida
Quisiera ser un pequeño dios
que te cuida y te vigila
pero como no lo soy
sencillamente
me conformo con disfrutar
de esos instantes diáfanos
que me brinda
tu jovial belleza.

No tengo tiempo

O mes petites amoureuses, Que je vous hais!
Arthur Rimbaud

Ya no tengo mucho tiempo que perder
en las cosas del corazón:
he visto todo y he sentido todo.
Me han deslumbrado
los hermosos cuerpos juveniles
que se entregaban como si fuera cualquier cosa.
Muchas mujeres abandonaron su corazón
para que yo lo guardara en el arcón
de mis recuerdos más queridos.
Otras sencillamente
ignoraron mi canto
y mis absurdas pasiones
para dejarme
al borde de la muerte.
Pero sobreviví.
Ahora estoy aquí
de nuevo frente a ti
haciéndome de tiempo
procurándote
al borde del abismo

definitivo y contundente
para que dejes tu huella
entre mis brazos
para que seas
ese sol
que
siempre
llega
para
iluminar
y calentar
alguna
vejez.

MESTER DE HOTELERIA

(Fragmento)

Mientras te desnudo
la armadura de tus sueños
te conserva serena.
Tu sostén no tiene ya sentido
Como dos globitos con agua
tus senos tiemblan en mis manos
las pantaletas descienden poco a poco
como una bandera derrotada.
Un vaso de vino reclama tu boca
Tus besos reivindican a mis besos
Recorro con mis labios
la ruta de tu cuerpo
Mi lengua transita pilastras
Simas Bordes
hasta llegar al lugar de la discordia
donde las espuma es negra y se rebela
Rincón profundo
que guarda del cielo el gran secreto
Mi boca palpa su textura
y bebe la gruta su silencio.
Las nubes se deshacen en tus senos
Mi cuerpo se moja de deseos
Los besos son cielo y sol
careo tu cuerpo con mi cuerpo
Tus ojos se cierran al destino
Hurgo en tu morada perpetuamente oculta
Mi historia es tu historia cuando entro
Una chispa de muerte me reclama
Una centella de vida ya te inunda.
Me siento tan tuyo entre tus piernas
que no quiero abandonar tu cuerpo
Las palabra se envanecen
Yo me sumerjo en tus días.
(De Mester de Hotelería, 1974)

Te sugiero seguir leyendo...
A ese tronco patoso, desmochadopor el paso del tiempo cohibidoque apenas si pervive deslucidomirando siempre…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up