SILENCIOS ROTOS/

Luis Alberto Crespo (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Bocas de silencios rotos,
¡ay, muñecas malheridas!
nunca estáis arrepentidas
por mor de sueños ignotos.

Presas andáis por escrotos
que ahondan vuestras heridas
mantenéis fijas las fotos
con las miradas perdidas.

¡Despertad! que el Orinoco
os espera en la salida
para calmar el sofoco
de esa existencia dolida.

No durmáis más pues la vida
se escapa poquito a poco
y aprovechar el siroco
para otra nueva partida.

Pensad que os llegó la hora
de enjuagar vuestra boquita,
pues la mancha de una mora
con otra mora se quita.
©donaciano bueno

Este poema va dedicado a todas las mujeres que en el mundo son sujetos de violaciones de sus derechos por parte de quienes dicen quererlas y de las que se autoproclaman propietarios.

POETA SUGERIDO: Luis Alberto Crespo

Luis Alberto Crespo

Y el otro aquel

También me enseñaste
que una coma es una fatiga del pensamiento

y los puntos suspensivos
no se sabe dónde terminan

que basta un paréntesis
para esquivar la ternura

y que nada es más callado
que el punto final
no tiene a nadie
se le ha acabado el tiempo no

no lo mires.

Hogar

Tranqué la puerta
Cuando lo hice fui un anciano

La llave me metió más al fondo
me negó hasta el ojo de la cerradura

Entonces tuve que empujarme un poco más
y cedí

Tengo en mí esto trabado por testigo.

Historia

Quieres saber qué queda de ti
en la mirada de quien se desfigura
de tanto callarse

Me pides que te diga desde cuándo
y si aún eres tú

No lo sé
sólo sé que él se abandonó a una tierra sucia
y ya no logra verte.

Fiel

Cómo me estorbo
por ti

cómo me atravieso
por ti

y me quito
y me asuelo
por ti

Si lo hago
no es por mí
es por los dos
para reconocernos
al fin
esenciales.

Trabajo

Dejo mis manos sobre la mesa
en el quicio del vértigo

Ten paciencia me dirías (si estuvieras),
sé fiel al poema
-cultiva su duda-

Es lo único que espera.

¿Dónde?

¿Cómo supiste que esto hasta aquí
conduce a un orden ignoto?

¿Por qué piensas que aún es locuaz
la contemplación de lo que en sí se extingue?

Y dime ¿por qué insistes en reservar para hoy
La memoria de aquel muro en que te concentras?

Escucha Ezequiel

Un venado se seca en la alambrada
después de librarse del disparo que corría más veloz que su miedo

En la fuga se llevó por delante el viento

La red con dientes de lobo lo detuvo

En el forcejeo la vida el otro cazador el más silencioso
lo redujo a un varillaje de huesos y pellejos

Del otro lado se avistaba el bosque su vasto cielo de ave terrestre
pero sólo esa vez.

Más afuera

Los bosques de los muebles
ignoran que ya no lo son

pero aun cercenados
ventean

Pongo mis codos
sobre el viejo mesón

y aparto sus hojas caídas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 405

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Caminamos al vacío lentamenteavanzando paso a paso sin premura,enfangando nuestros pies en la basura,disfrutando de un ambiente maloliente...