SOLEDAD

»El Poeta sugerido: Juan Cameron

EL POEMA Lee otros poemas TRISTES

 

Estás sola y el tren ya no te espera
sumida en la tristeza y la nostalgia.
Del agua que inundó tu primavera
sólo arbustos ya quedan a tu vera,
tan huérfanos de flora y sin fragancia,

Ruidos son las campanas que resuenan
inundando silencios en tu estancia.
Tu alma pena y tus sueños se envenenan
y en tanto sufrimiento te condenan
a lágrimas beber en la distancia.

Y ese día entre los días el más triste
si al atardecer de un lugar lejano
la angustia se acrecienta, tú resiste.
y si persiste o no responde, insiste
a un clavo ardiendo asido con la mano.
©donaciano bueno

Soledad, divino tesoro, o triste castigo? Clic para tuitear

La soledad no es ni buena ni mala mas para las personas que no saben sobrellevarla es preciso no dejarse llevar por la melancolía.

POETA SUGERIDO: Juan Cameron

Juan Cameron

Cada vez que regreso a mi país

Cada vez que regreso a mi país
cada vez que de un corto viaje regreso a mi país
Los viajeros que regresan después de un largo viaje
aplauden en la losa
aplauden largamente al término del vuelo
y en el extenso aplauso logra posarse el ala
con un graznido sordo como rumor de plumas
Algunos lloran en silencio
aplastan su nariz así un niño en la vidriera
y pequeñas figuras agitan sus brazos a lo lejos
más allá de los ínfimos vehículos y de las escalerillas
y aplauden y aplauden hasta tomar los bolsos
y arrastrar las valijas como un ave enjaulada por los corredores
camino a las aduanas
¿Qué aplauden los viajeros?
¿Aplauden su regreso la pericia del vuelo
la imagen de la casa después de tantos años?
Sepa Dios que aplauden los viajeros al posarse en la losa
el ala que los guía
mas agitan sus brazos como una gaviota
sorprendida en el nido en medio de la noche.
(De “Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados”).

Cachorro

Perdonad el pelaje descastado
este brillo es de tanto restregarme
de la baba la rabia la patada
Perdonad el mordisco por la espalda
es mi ternura agreste solapada
pero ternura al fin (la única mía)
En verdad salí cachorro
en la calle me hice perro.
(De “Perro de circo”)

Alumnas

Me tratan de señor estas mujeres
bromean con mi edad como si nada
ocurriera en la piel cuando es octubre
y ellas abren los ojos y ventanas

Me tratan de señor y se iluminan
las piernas con el sol y la sonrisa
Yo escucho susurrar sobre los años
así una tibia sala en primavera

Ayer no más les digo y ya sonríen
y se extrañan de oír esta mirada
Pues es la misma piel los mismos labios
la misma edad que fluye desde entonces

Inversa es la retórica repito
Lo que es ayer mañana será siempre
este cuerpo mi nombre mi costumbre
de acercarme a sus rostros como a un árbol
cuando germina el año

Mas una brisa aleja los colores
y me tratan de señor
estas mujeres.
(De “Video Clip”)

Fe de ratas

Donde dice amor no debe decir absolutamente nada
basta con las manchas olvidadas por tu lecho
Donde dice libertad léase justicia
léase calor muslo ángel de la guarda
líbrame de las balas locas
Donde dice orden léase hijos de la grandísima
pero léase en la clandestinidad
léase debajo de un crepúsculo
porque el tipógrafo
es un tipo con santos en la Corte.
(De “Perro de circo”)

Alberto Caeiro

He dado mucho y escrito mucho
a cambio de nada
He levantado el prestigio como una casa
a aquellos deshabitados de prestigio
He traducido papeles que ahora archivan
así una amada olvida las caricias
Todo lo he dado a cambio de nada
como si fuese natural no me reconocieron
Tal vez sea ésta la misión: dar todo a cambio de nada
no ser reconocido.
(De “Visión de los ciclistas y otros textos”)

Balance e inventario, cifras

En la columna haber puedo anotar algunos amores clandestinos
aunque los oficiales fueron derrotas una que otra cornada
unos cuantos divorcios
De los libros leídos unos pocos huyeron de la biblioteca
y otros de escondidos -en la columna debe- no volverán a verme
Las pequeñas traiciones equivalen a las confidencias
aunque a veces olvidemos sumar los mejores momentos
que son muchos
¿Acaso hubo un exilio? Fueron lenguas sabidas
una fotografía bajo la Tour d’Eiffel
Las pocas propiedades se esfumaron junto a las hipotecas y eso basta
El mar trae a la orilla los restos de un naufragio
como pequeñas reliquias a colgar del corazón
A cada incendio el bosque reverberó de nuevo
y una mujer me ama No es mala la partida:
Siempre queda una suma en mi favor
que pueden ser los días que me restan.
(De “Ciudadano discontinuado”)

Te sugiero seguir leyendo...
Ella de mi se fue, no me lo creo. Se fue disimulando lentamente. Me dijo…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up