SOÑANDO QUE SUEÑO

Mi Poeta sugerido: »Violeta Barrientos

MI POEMA… de medio pelo Lee otras FÁBULAS

 

Soñando que sueño
la vida se pasa,
mirando a un pequeño
que juega en la plaza,
contándole un cuento
a mi pensamiento,
cantando una nana
o algún estribillo,
oyendo a mi hermana,
fumando un pitillo,
soñando que sueño
pillo, pillo, pillo.

Viviendo el presente,
oteando el futuro,
fisgando a la gente
que vive y que siente.
Del caño una fuente
el agua corriente
¡lamento y conjuro!
Atisbando el cielo
bajando la frente
contemplando el suelo
buscando un señuelo
y así de repente
lelo, lelo, lelo.

¿Me quieres? te quiero
cantaba un jilguero,
un sol mañanero
de mi se reía
los ojos cerraba,
la cara torcía.
pensaba, pensaba,
corría, corría,
saltaba y brincaba
y al tiempo dormía,
de querer me muero
eres mía, mía, mía…

Con mucha alegría
o desesperanza,
bebiéndome el día,
llenando la panza.
de sabiduría,
en lo más profundo
de mi galería,
el cielo callaba,
la luna dormía.
Me evado del mundo,
me invade la calma,
un sueño profundo
la fuerza de mi alma.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Violeta Barrientos

Violeta Barrientos

Pasión

Sentada en un trono
Llega la noche.
Descubre su pecho,
Dos amables pezones aguardan ser tocados.
Tibia, se posa con el cuerpo de espaldas,
Separa las piernas. Unos labios oscuros hablan
De un mundo de climas y lenguas hecho carne,
De un ser vivo que abre su misterio
Para ser contemplado por única vez.

Flores de loto

En el museo chino me muestran unos pequeños zapatos
de mujer, diríase de niña virgen. Los pies eran flores de loto,
Pequeños para no pesar sobre los hombros.
Los ojos cerrados –los de ella-
No deben observar a quien le llena el vientre.
Los pies pequeños no pueden ir lejos
Sin ser llevados por esclavos en una litera.

La niña ha tomado la forma de un recipiente,
Sus pies de hueso curvo se abren a un guerrero
O señor de cien siervas semejantes.
(de Erótica, inédito)

1
Gota de luna
es tu rostro creciente
luz cadenciosa
Serpiente

4
Dime Serpiente,
dónde se encuentra tu alma,
si entre tus ojos
o tu cabeza y cola.
Tal vez se alargue
in crescendo el latido
cuando me envuelvas
y tu lengua me toque.

6
Serpiente de agua
te deslizas de pluma y
seda tu fuerza

11
Suspendida en ti,
Serpiente,
descuelgas tu largo cuello.
Muda, sorda y ciega,
tu boca
aguarda la mordedura.

12
Tu único miembro arde, Serpiente,
en el ritual del otoño
desprendiendo hojas,
sacude y centellea
secretamente como un leño
del árbol en que duermes
hasta consumirse en sí mismo
deseando su ausencia.
Tu única voz, Serpiente,
modula un chirrido sin fin
que la deshace.
Oscura en ti,
reposas desnuda en tu fondo,
en tu materia larga,
en tu matriz.
(de El libro de la serpiente)

Fin de un viaje.

Las despedidas se hacen inevitables.
La nostalgia crece
aunque fuera por unas horas,
hasta que el presente ocupa la mente del viajero.

La realidad se divide ahora en dos:
en aquella parte que quedó atrás
y la que continua su camino.
Sin embargo, cada parte tiene una vida simultánea
invisible la una para la otra,
y elegimos sólo una,
en la ilusión de que nada más existe.

Así pasamos los días.
Sin darnos cuenta,
soltamos la cuerda de una mano a otra,
sobre el vacío.
(de fin de viaje)

Así abrimos el cuerpo

Al prójimo todos los días
Nuestros hígados han de ser devorados
Y nuestro corazón también

Hay que engordar ese cuerpo
La cadena alimenticia se extiende
(de Elixir)

Poema 5

Para hablar el mismo idioma
Hay que volver al cuerpo.
Pese a la apariencia,
El mismo que bebe y traga
Que duerme y respira.

Más allá de la ortografía
Y de la concordancia
Que nos divide ahora
Hermanos, volvamos a la patria
Del cuerpo
A nuestro cuerpo deudor
Sin nombre,
A nuestra fosa común.
(inédito)

También te puede interesar...
Poemas de sinrazón y hedor pudriente, de amigos…

Leer poesía? Ni loco!

X
Scroll Up