UN DÍA CUALQUIERA

Poeta sugerido: Francisco Álvarez Hidalgo

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

A menudo en silencio amanece
esa calle, vacía, desierta,
observando la vida que crece
lentamente; cerrando la puerta
a la luna que al fin ya fenece.

La mirada del sol se aparece,
y se escucha una radio despierta
que un paisano con gusto enardece,
hace un hoyo con fuerza en la huerta
y ese golpe retumba y perece.

En la plaza, del caño una fuente,
recitando suspiros del alma,
va dejando sus carga insistente.
En su entorno se envuelve la calma
sólo rota por un indigente.

Mas de pronto se oye una reyerta,
un rugido, de escándalo, un grito,
al oído chirriando en la puerta,
de la bulla el resople maldito,
para echar al final la compuerta.

Es así que percibe mi mente
el vaivén de otra etapa cualquiera
en que el viento sopló de relente.
Pido avisen a una plañidera
que otro día hoy murió tristemente.
©donaciano bueno

Un día cualquiera es hoy, ayer,  y que, seguro, lo será mañana, ese que pasa, anodino,  en medio de la rutina, del ocio, del trabajo, de los amigos… Como les ocurre a los seres humanos, los días también nacen, crecen, se reproducen y al fin, unos tras otros se mueren.

POETA SUGERIDO: Francisco Álvarez Hidalgo

Francisco Álvarez Hidalgo

“Tibiamente los años nos descubren
que nada existe ya sin tu sudor y el mío”
(Luis García Montero)

Es el tiempo campana que enmudece
día a día. Sus ecos cotidianos
ruedan por barranqueras y altiplanos,
donde el silencio al cabo prevalece.

Se funde en torno mío, o palidece,
la turba de hambres, sábanas y manos
que integraron mi historia, y los arcanos
misterios de un ayer que languidece.

Carece de sentido o relevancia
cuanto quedó clavado en la distancia
de memoria, de tiempo, de lugar.

Tus escrituras son las mías propias,
quemando, por inútiles, las copias
que no tiene sentido conservar.
Los Ángeles, 9 de enero de 2012

Rompiendo con el pasado

Apresúrate a andar, que muere el día,
y la noche te pisa los talones;
fúnebres sombras crearán visiones
sumergiendo la mente en anarquía.

Si iniciaste la fuga en osadía
de la tiniebla de tus represiones,
sólo en dinámicas aspiraciones
llegará el fin a tu melancolía.

Mira de dónde vienes, cómo estabas,
en qué apática silla descansabas,
indiferente, gris, sin voluntad.

Acelera tu ritmo, aprieta el paso,
que ya desciende el sol en el ocaso,
y has vivido excesiva soledad.
Los Angeles, 23 de julio de 1999

Apremiante

Siga el amor su curso, sin premura,
río perseverando en su viaje,
definido, no más, por el paisaje
que atraviesa, de cuna a sepultura.

El entorno decide su estructura,
su ritmo y expansión, y el engranaje
a que dos se someten, ya en salvaje
o en delicada acción; y así perdura.

Cada apremio de amante es nuevo paso
que el otro da hacia atrás, con el fracaso
acechando a la vuelta del recodo.

Encúmbrese tu espíritu sin prisa,
con alas, no de viento, mas de brisa,
que suavidad y tiempo ganan todo.
Los Angeles, 17 de enero de 2014

Ánfora

Alfarera del alma, me moldea
tu palabra gentil que, día a día,
me roza, me suaviza, y se vacía
dentro de mí; tu idea es ya mi idea.

Me has hecho ánfora tuya, y burbujea
tu mente en mi interior; casi eres mía,
y soy tuyo a la vez; no hay lejanía
entre ambos ya, mi agenda es tu tarea.

Me das, te das, mi recipiente lleno
de cuanto eres y piensas; si algo ajeno
se vierte sobre mí, lo desestimo.

Quien me observe ha ver no ya tu huella,
mas se se ha de preguntar: ¿Es él o es ella?
Tanto a ti misma, amada, me aproximo.

Arcilla

El barro es nuestro origen y destino;
nacimos de él y en él nos disgregamos;
y cuántas veces, al andar, dejamos
nuestra huella en el barro del camino;

leve marca de endeble peregrino
que borran viento y lluvia, y olvidamos
como algo efímero, que no logramos
tallar en material noble y genuino.

Pocos serán al paso de la historia
quienes impriman rúbrica de gloria
transmitiendo al futuro su heredad.

También de arcilla son, mas cincelando
en bronce o mármol cómo, dónde y cuándo
fue su labor de excelsa calidad.

Todos y cada uno de los poemas de Francisco Alvarez Hidalgo, están respaldados y protegidos por Registro de Derechos de Autor con validez internacional.

Te sugiero seguir leyendo...
¡Qué rápido fue! Nació, creció, murió.Vivió sin conocer por qué vivíaasido a los poemas que…
Scroll Up