UN MONO DE FERIA

EL POEMA Lee otras FÁBULAS

 

Aquella noche sentí un escalofrío,
la calle hacia el lagar iba desierta,
volviendo la mirada hacia la huerta
vi a los chopos durmiendo junto al río.

Allí me hallaba yo, sombra siniestra,
a solas con mi mente y su albedrío,
su espíritu indolente y con su frío,
soñando, con su mundo a la palestra.

El silencio inundaba aquel ambiente
frenado por el canto de algún grillo,
el campo apareció verdiamarillo
y un céfiro enojado de relente.

En tal paraje austero y solitario
anduve meditando en mis miserias
¿al fin quién era yo? un mono de ferias
un indigente, un lobo cavernario.

Desconozco aún el tiempo que pasó
en que anduve al azar ensimismado,
hoy he vuelto traer hasta mi lado
aquel hecho que un día me ocurrió
y nunca he desde entonces olvidado.
©donaciano bueno

pág. anterior
siguiente

Impactos: 1