VIAJANTE DE SUSURROS Y PLEGARIAS

Mi Poeta sugerido: »Enrique García Bolaños

EL POEMA Leer otros poemas espirituales

 

Viajante de susurros, tienes alma
de padre espiritual,
de un mundo en que prevalece el carnaval
y que de la quietud huye la calma.
No olvides que el humano es animal
con heridas que rezuman turbios posos
y sueños que padecen tormentosos.

Mercancía de caducidad con fecha,
no existe quien te compre.
Tanto al pretil va el cántaro y se rompe
que ya al candil se le acabó la mecha
y hasta en silencio el sonido se corrompe
pululando en un erial ignoto
de antojos descosidos que se han roto.

Sonreír nunca será ya una exigencia
para esta travesía.
Soterrada ha quedado la alegría
en un acto servil de penitencia
y dolor en ignota sacristía,
tan dura y tan tediosa del desierto
donde observas hasta la brisa ha muerto.

Sólo la sombra ya eres de tu sombra
pues que ahora los gritos
a sus anchas campan por los garitos,
inclusive en la voz de quien te nombra,
asume tan innobles requisitos.
De muerte sentenciadas las caricias
por la envidia y maldad de las codicias.

Que ahora no se llevan las plegarias
no insistas, ya no hay clientes,
que los hombres son dios ¡pobre indigentes!
sólo miran por las cuentas bancarias.
Allí donde carne hay echan los dientes.
Tanto es ya el desprestigio del susurro
que acaban rebuznando como un burro.
©donaciano bueno.

Di si te gusta Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Enrique García Bolaños

Enrique García Bolaños

ALIEN VS. PREDATOR

Mi mirada necesita los contrastes las estaciones la piel
la mujer que se revuelve debajo de las mantas
del montón enmarañado de sábanas
de recuerdos que es mi cama.

Ella es la cama. Yo soy el sillón.
Me digo.
Ella es la cama. Yo soy el sillón.
Me repito una y otra vez
hasta dar conmigo
hasta dar con la mujer que resuelve
el final de los mantras que no recuerdo.

Miro las inofensivas estelas de los aviones
sobrevolar estas trece antenas
estas espigas muertas
estas metálicas esquelas marinas
estas ausencias.

De noche, el asfalto rojo de la azotea
parece sangre negra. Pero yo soy el sillón.
Estos ladrillos no son mis costillas.
Estas antenas no son mis pestañas.
Éste, bajo las sábanas, no es mi cuerpo.
Esta mujer no soy yo.

NADA

El infinito es
incapaz de albergar
el tremendo vacío
que dejas cada vez
que vuelves.

FUSIÓN NUCLEAR

Hace mucho que no veo el sol sabes
si sigue existiendo no me lo digas
no quiero saberlo engáñame dime
lo que sea que todo va bien
engáñame como hasta ahora una vez más
qué más me da el sol supongo
sigue ardiendo este infierno prematuro
es lo único que me queda arder fingir
seguir ardiendo hoy despertar quizás mañana.

CONTROL DE GÁLIBO

La razón de todas las cosas se me escapa
como se me escapa la arena entre los ojos
y nunca llega la hora de volver a casa.

Intento recordar la forma de tus huellas
ahogadas en el vaivén de la marea
de aquella mañana empeñada en escaparse.

Así voy, coleccionando estigmas, dolores;
limaduras y esquirlas que van enredándose
en lo más hondo del reloj.

Termina la serie. Empiezan los anuncios.
Apagamos el televisor y seguimos
desesperadamente solos.

MOBY-DICK

Me embisten de nuevo tus dudas
bajo el dintel húmedo de la puerta
y estas rejas separan
sin yo saberlo
el mar
del resto.

I

Entre aquel lugar sin peatones
y el reflejo cálido de la lana

estoy yo. Soy un puente.

No tengo un plan. Estoy fuera de vista.
Trabajo a turno. Pocas veces sueño
y lo recuerdo
entre todo lo que se mueve
debajo de las mantas y el vinilo
y el horizonte libre de automóviles.

Soy un puente
y lo entenderéis
cuando me habiten ríos de sonido
y en las avenidas pisen mi nombre.

Todo sucede fuera de mí.
No tengo miedos.
Suelo estar listo.
Aguardo lo que me espera
porque es sólo para vosotros

pero la muerte mía no me alcanza.
de Las mil y una noches del 1900 (Niebla, 2017)

Tengo todo lo que buscas…

tengo todo lo que buscas
el ritmo, la mirada, el calor
el silencio, las respuestas
el color verde si te empeñas
el otoño y el invierno los tengo
dispuestos a calarte las pestañas
la tormenta, la candela
el plato de lentejas
la triste tarde de domingo
que no es hoy
que no es ahora o nunca
todo lo que quieres
todo lo que buscas lo tengo
en un rincón inesperado
de tu memoria si yo supiera
en realidad qué es lo que quieres
de este montón enmarañado de cadenas

Te sugiero seguir leyendo...
Si con uno basta y sobra, ¿para qué tantos idiomas? Lo cierto es que es…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up