INSIGNIFICANTE/

María Laura Decésare (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otras FÁBULAS

 

Era tan poca cosa que andaba a ras de suelo,
tan falta de señuelo que alguien pisó al pasar,
fue migaja en la risa o un suspiro en el duelo,
sin rumbo decidido ni espacio, ni lugar.

Iba sin hacer ruido con la humildad a cuestas,
carente de equipaje, lleno de ingenuidad,
pasando inadvertido en los saraos, las fiestas
ni siquiera en la siesta capaz fue de soñar.

Paso por este mundo sin que se apercibiera,
pareció, pues, que muriera antes de echar a andar,
fue cual gota en un mar o polvo en la carretera.

Nunca al balcón se asomó ni unióse a la manada,
su voz tan susurrante, jamás intentó hablar,
tan inapreciable fue que apenas fue la nada.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: María Laura Decésare

María Laura Decésare

RETRATO

El espejo se rompe
y avanza la imagen de lo pequeño
que olvidamos hace tiempo.
Con asombro vemos unos ojos
de mirada limpia
que casi no podemos reconocer.
Ha pasado tanto
sobre nuestras cabezas
que el claro de esos ojos nos toca
y es mejor
estarse quieta por un rato.
La hija menor (Ediciones del Dock, 2017)

DE MADRUGADA

La niña que fui
vuelve con la noche,
me toma de la mano
y pide que cierre los ojos:
oigo el ladrido del perro,
un movimiento de sillas
y la voz de papá.
No abras los ojos, insiste
la niña y siento una caricia
sobre mi pelo negro,
tiemblo al reconocer
ese olor familiar.
No te vayas, murmuro,
no me despiertes.

CAMINO A CASA

De memoria voy
por el camino que me lleva
a la casa materna,
desde la plaza veo el molino
al que pocas veces me atreví a subir
para ver desde lo alto los techos,
no cualquiera tiene uno en su patio.
Cruzo la puerta, atravieso el jardín
mientras tarareo una canción.
Que pase lento el tiempo, pido
para mis adentros.
La misma escena: mamá en el sillón,
yo de rodillas le abrazo las piernas
y dejo que sus manos me despeinen.
Una caricia repetida
que me vuelve niña y me trae
sin paradas intermedias,
derechito
al comienzo de todo.

IRSE

Volver es una forma
de alcanzar lo que creímos
perdido: una mirada, un libro,
el nombre de lo amado.
Una voz insiste y me dice:
no cruces esa puerta.
Pero ya es tarde,
desobedezco, salto y canto
como un grillo.
Somos lo que damos (Ediciones del Dock, 2015)

PURASANGRE

Como un caballo de carga
que debe ir hacia delante
sin descanso, sin parar,
así me siento hoy.
Con el peso sobre el lomo
es imposible rebelarse
pero el amo exige más.
Escucho el sonido del viento,
me dice al oído: libertad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Oh! voluptuosas olas, engreidas, plateadas, encintas de misterios, de leyendas preñadas, que errando a la deriva nadais de predio en predio…
Ir al contenido