LA FÁBULA DEL MONO Y EL PEZ

EL POEMA Lee otras FÁBULAS

 

Era un mono que observaba
con asombro en su semblante
como un pez allí nadaba,
y el buen simio cuestionaba
si era un pez o era un farsante.

¡Vive dios!, se preguntaba,
si librara yo a ese pez
del final que le aguardaba,
quizás dios me compensaba
por mi gesto de honradez.

Pues si al agua yo metiera
largo tiempo a mi cabeza
es seguro que muriera,
fuera así que presumiera
de experiencia y de destreza.

Y fue así que su alma buena
obrando con rapidez
raudo lo sacó a la arena.
Y el pez se murió de pena
a causa de esa meméz.

Siempre debes meditar,
cuando al otro no le entiendas
y ponerte en su lugar.
Cada cual ha de jugar
si es con agua o con arena.
©donaciano bueno

pág. anterior
siguiente