NICOLÁS MADURO (iluminados)

Poeta sugerido: Reynaldo Jiménez

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

No crean que lo que cuento
es un chiste o es una broma,
pues que el que la gente coma,
o no, es de lo más cruento.

Escenario en Venezuela.
El autor, un tal Maduro,
que siguiendo algún conjuro
a Chávez puso una vela.

¿Fue jilguero o fue gorrión?
¡qué importa qué es lo que fue!
¿un mandado de Yahvé?
¡que lo diga el muy bribón!

La verdad es que al buen hombre
que de nombre es Nicolás,
un pajarito y no más
se apareció. Y en su nombre,

rumoreando a su oído
le reveló el comandante;
desde ahora en adelante
siempre harás lo que yo digo.

No olvides que aunque haya muerto
yo siempre seguiré vivo
para dirigir contigo
a este país hasta el puerto.

Y aunque tú creas no es cierto
y aunque tú no te lo creas,
yo veré lo que no veas,
que el rey soy yo de este huerto.

Recuerda muy bien, hermano
que soy yo aquí el salvador,
inventor, dueño y señor
del sueño bolivariano.

Cuando tengas una duda
sílbale a este pajarito,
si no acude pega un grito
y si no, pues vete a Cuba.
©donaciano bueno

No pretendo que se piense como yo pienso, pero sí que se respete como yo hago con los que no piensan como yo. Este es el tercer poema de la serie. Los anteriores han estado dedicados a Pablo Iglesias, presidente de Podemos y Artur Mas, separatista, presidente de la Comunidad Autónoma de Cataluña. Iluminados, son aquellos que creen que tienen un don sobrenatural, un destino que les ha sido asignado de forma especial por la naturaleza o un ser superior y, como tal, ansían pasar a la posteridad a costa de lo que fuere.

POETA SUGERIDO: Reynaldo Jiménez

Reynaldo Jiménez

la única ameba

si yo callara
lo que siento
ya ni sería
aun si quisiera
yo no podría
decirte tanto
me das aliento
me das descanso
tambor de parto
pacto contigo
y con el tiempo
acordado

si incondicionara
los sitios civiles
del sentimiento
los días viles
los más visibles
la guerra fría
dónde no iría
con mi sayonara
vivo está el suelo
sahara dentro
del desconcierto
de lo posible
del desconsuelo

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

sin ruido las tribus
condensan la noche
qué reproche sabrán
cadáveres tan altos
y lo más quieto
de los epitafios
del picoteo
de los albatros
lentos ancestros
en el parir del partir
del porvenir
qué no
nos quieren
decir

si entro en materia
soy fuego que sangra
por las agallas
de las galaxias
por las pantallas
contra argonautas
que vigilan
que nada arda
si la vanguardia
gana batallas
pero no halla
el sentimiento
sube la guardia
tiene vergüenza
va por inercia
la inteligencia
por sobradora
manca

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

ni rima segura
ni blancura pura
la risa del verbo
presentimiento
interespacio
encrucijada
tal vez nada
por la mañana
tal vez yo muera
habrá otra vuelta
será mentira
tal vez no cante
nada
todavía

no lo predico
no lo predigo
es el zumbido
del firmamento
de la alegría
que nos aguarda
y que nos guarda
y nos aguza
cada sentido
no lo adivino
no te divido
mucho te quiero
amor divino

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

se lo dedico
a la otra orilla
y a la sirena
que me despierta
ella me encanta
ella canta conmigo
ella canta en mí
la llevo al oído
posa en mi hombro
es la cigüeña
de la cicuta
es la lechuza
de la pregunta

no más veneno
vivo está el cieno
barro irregular
con tu confianza
este cambiar
siempre incompleto
quieta esta danza
hechizo adentro
y no se cansa
y va prendiendo
muy despacito
no tiene causa
seguir mordiendo

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

seguir corriendo
por babilonia
silencidio
que condena
con malos tratos
a una cadena
de transmisiones
sin sentimiento
sin miramiento
sin corazón
sin emociones
sin corazón

cómo presumir
ante el amor
de nosotros
ante el amor
aún el posible
el más potable
de los sabores
transparentándote
de repente
tan discordante
la otra mitad
cruza la mente
la oscuridad
como un ausente

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

en lo que siendo
antigua calma
por la mañana
lo más desnudo
entre nosotros
los otros mundos
siguen en éste
atravesándote
lo que no vemos
por donde vamos
adonde estemos
lo que movemos

si yo callara
lo que contengo
no condensara
la coordenada
de esta plegaria
tan desplegable
un instrumento
tal vez sea parte
de este momento
y no se ampare
del sentimiento
tal vez sea nada
viento del norte
lente de aumento
algo que queda
entre los dedos
polen de Venus
son las palabras
la única ameba
de los matices
y se propaga
lo más cualquiera
y te desmiente
la primavera
aun si nadie
la viera

pero no soy tan experto
para cruzar sin mi amiga
en un rito secreto
el desierto

Te sugiero seguir leyendo...
Quizás cuando me muera dirán que fui un poeta que succioné en la teta de…
Scroll Up