APRENDE A REPARTIR

Rafael Muñoz Zayas (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de FAMILIA

 

(Consejo para unos nietos)
A mis tres soles, los que alumbran mis días

Pues duermes en tu cama calentita,
y vas a un buen colegio,
y tienes cuanto el cuerpo necesita,
empieza ya aprender, niña chiquita,
que eso es un privilegio

que vino con tu ajuar cuando naciste
y hoy gozas y disfrutas,
mas nunca has de creer que mereciste.
Los padres y el lugar en que viniste
no admiten de disputas.

Y puesto lo que tienes no has logrado,
no debes presumir
de aquello que pudieras recibir,
si tú con tu sudor no lo has ganado.
Y aprende a repartir.
©donaciano bueno.

Plantéate objetivos y lucha por conseguirlos, no tengas miedo al fracaso. Forma parte de la vida. Y disfruta de aquello que lograste a base de tu propio esfuerzo. Ten siempre presente este refrán: el que no se arriesga, no cruza la mar.

Presumir, de qué? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Rafael Muñoz Zayas

Rafael Muñoz Zayas

Voyager

He viajado contra ti
Como un ángel desprendido
a la noche
como un asteroide diminuto rompiéndose
en la atmósfera

para tocarte

he viajado hasta ti
como Luzbel solícito

para incendiarme

he viajado por ti
como la luz mortal
que me pavesa

Somos el fuego  (inédito)

Muchos de nosotros no encontramos
la virtud del término medio
preferimos que el fuego robado y su resplandor
guiaran nuestra mirada
que trazaran el correcto apotema
hasta el centro de esta figura
desigual y perfecta
que es nuestra vida

casi no nos dimos cuenta
:
son otras manos las que juegan con ella
otros dedos son los que doblan
y desdoblan sus pliegues
los que aquilatan sus ángulos
los que redondean sus aristas
rellenan sus simas y liman sus cumbres
y requiebran donde mayor resistencia encuentran
nuestra voluntad de papel
para que su forma se amolde
a lo que el mundo espera
en realidad
de nosotros

nosotros
que no llegamos a comprender
que somos el fuego robado
su resplandor
su rescoldo
lo que no dura
más
que este instante.

Credo (versión extendida)

Este credo en el que has sido criado
no era el verdadero

no hablaba del árbol
no palpaba el tronco
no degustaba la hoja
ni contemplaba la rama

ni atendía en sigilo
el discurso del fruto

no era el verdadero

no era un continente
no sabía del límite de la tierra con el mar
ignoraba la natural frontera que nos separa del aire
el vértigo de la sima
el terror del acantilado
cuando nadie mira a tu lado

la inmensidad de la nada en una bañera
mientras te desangras

no era el verdadero

no era el cuerpo
no hablaba de sus manos
no de su cuello
no de su espina dorsal como una carretera
negaba las piernas y negaba su sexo abierto
el abracadabra de un destello apenas vislumbrado
mientras cerraba los ojos
y no proclamaba el cielo del lóbulo extinto
ni la mirada que acompaña al placer
era entonces bendita

no nos daba la creencia exacta
que hace que amar sea algo táctil
la experiencia
el saber
el olfato
todo lo que es humano y no es bello
y es visceral y crudo
insaciable
como tu piel
cuando la noche
y juntos
nos escondemos.

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 68

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
Andaba divagando junto al ríodel cauce que amamanta la riberaa cuestas con su sueño y su albedrío,su mente proyectada en el vacío,filmando con su vista…