CASTILLA, HOY MI POSADA

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

Castilla vieja, peregrina y santa,
la que algunos ahora dan por muerta,
de yermos y de páramos, desierta,
de iglesias y de ermitas sacrosanta.

Tierra reseca, sofocante y fría,
beoda de sol, de lágrimas sedienta,
reina pía trocada en asistenta
de los que fueron súbditos un día.

Castilla fiel, repleta de pinares,
donde antaño sembraban labradores,
de ganado, rebaños y pastores,
la tierra de regachos y hontanares.

Hoy, robado el mar, no puedes navegar,
te has quedado sin barcos ni veleros,
y hasta ya no precisas los aperos
para en tus surcos austeros naufragar.

Castilla lóbrega, cual vino tinto,
pintada de lagares y bodegas,
medida en celemines y fanegas
y gentes de pelaje variopinto.

Forjadora de sueños a empujones,
creadora de mitos y de artistas,
hoy te observo a través de tus aristas
como ejemplo a imitar de otras regiones.

Castilla con la espiga al sol dorada
el humilde lugar de mis mayores,
tan lejos ahora ya de mis amores,
ayer mi hogar y hoy sólo ya posada.
©donaciano bueno.

Comentario del autor sobre el poema: Un pueblo de Castilla la Vieja fue el lugar de mi venida al mundo. Desde los trece años en que me ausenté fuí habitualmente siempre que me era posible. Hoy se ha convertido únicamente ya en mi posada. En la antigua clasificación regional, Castilla incluía a Cantabria con su salida al mar Cantábrico.

pág. anterior
siguiente

Impactos: 0