QUERIDO DIARIO

Jorge Montoya Toro(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Tú que sabes de mi, que me conoces,
que escrito en el papiro de mi mente
conmigo siempre vas, sigues presente,
conoces de mi vida y de mis goces
igual que un buen cliente.

Querido, mi diario, tu existencia
presente llevo escrito en mi recuerdo,
que así no me lo roban ni lo pierdo
y evito si lo hiciera penitencia
si acaso fuera un lerdo.

Tampoco nadie un plagio puede hacerte
sacando a pasear a sus miserias,
airearte sin pudor como en las ferias
se hiciera con los monos. Ni venderte.
Tiznarte con bacterias.

Y a aquel que quiera hacer de ti un poema
película o el guión de un melodrama,
saltar con tu experiencia hacia la fama,
haciendo del mal fario y de la quema
el núcleo de la trama,

que sepa que esta historia aquí se vende,
quien quiera disponer, pase por caja.
Yo tengo el comodín de la baraja
prometo el argumento tiene duende
no es agua de borraja.
©donaciano bueno

La historia de cada uno... Clic para tuitear
¿Conoces a Jorge Montoya Toro? Lee/escucha algunos de sus poemas

Jorge Montoya Toro

LA AMADA INDEFINIBLE

No podría encontrar la verdadera
palabra que trazara tu figura.
Y a veces le pregunto a mi amargura:
¿Cómo era, Dios mío, cómo era?

¿Era un ángel que vino en primavera
en forma de azucena que perdura?
¿Un poco de candor entre la impura
materia terrenal, perecedera?

Mas por mucho que quiero, no defino
su encanto inmaterial, ese secreto
que encierra su mirar esmeraldino:

Y la llamo Azucena, Estrella, Rosa,
sin que en ningún vocablo halle completo
el perfume de su alma misteriosa.

SONETO A CRISTO

Aquí estoy, mi señor. Soy la paveza
que queda del incendio de la llama…
soy el adolorido, por que ama.
El que busca tu aliento de tibiesa.

Por tí mi soledad muere, y empieza
la plenitud de tu bondad derrama.
Dame la paz que el corazón reclama.
Entrégame tu nombre de pureza.

Si prendas pides de verdad, te entrego
mi corazón, de amor crucificado
en el crisol divino de tu fuego.

Soy paveza, lo se. Rescoldo helado.
Me abrumaba tu luz y anduve ciego.
¡Me rescató el raudal de tu costado!

SONETO PARA UN SENCILLO AMOR

Me gustas porque sí. Sencillamente
mi corazón te quiere. No hallaría
la palabra de íntima alegría
que te expresara lo que mi alma siente.

Y yo te quiero así. Tan simplemente
como el agua al paisaje, como el día
a la rosa que alza su ufana
frente a la primavera floreciente.

Te amo con sencilla transparencia,
con un amor apenas insinuado
que se vuelve silencio en tu presencia.
Con un tan dulce corazón herido
que si no te dijera que te he amado
lo sabrías oyendo su latido.

UN SENCILLO AMOR

Me gustas porque sí.
Sencillamente mi corazón te quiere.
No hallaría la palabra de íntima alegría
que te expresara lo que mi alma siente.

Y yo te quiero así.
Tan simplemente como el agua al paisaje,
como el día a la rosa que alza su ufana
frente a la primavera floreciente.

Te amo con sencilla transparencia,
con un amor apenas insinuado
que se vuelve silencio en tu presencia.
Con un tan dulce corazón herido
que si no te dijera que te he amado
lo sabrías oyendo su latido.

Te sugiero seguir leyendo...
Hay veces que la muerte se presentacomo una solución,se asoma con sigilo a tu balcón,suspira…
Scroll Up