AQUÍ NO PASA NADA

»Mi Poeta aquí sugerido: José Tomás de Cuéllar

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Aquí todo está en paz, todo tranquilo,
aquí no pasa nadie, pasa nada,
el único en pasar que tiene en vilo
es eso tan vulgar, coronavilo,
con ganas ya de darle una patada.

Estamos encerrados sin remedio
trayendo a mal traer, maldito bicho.
En vez de haberse puesto él entremedio
inútil de librase de su asedio
debiéramos ponerle en entredicho.

Pues me ha tocado a mí, quién lo diría,
después de haber vivido tantos años,
buscando con ganar la lotería.
Se mueve sin pensar que contraría
haciéndose pasar con sus engaños.

Que aquí todo está en calma, ni una mosca,
se mueve en el lugar, que están de luto.
La vida es de rutina, es una rosca
que enrolla, desenrolla y que se enrosca
y suelta a cada paso un mal esputo.

El día que esto acabe, si es que acaba,
podamos ya gozar del aire puro
habremos de dudar si fue un conjuro,
que vino a demostrar el que mandaba
que en esto de sufrir se fuma un puro.
©donaciano bueno

Hasta cuando este maldito #virus? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: José Tomás de Cuéllar

José Tomás de Cuéllar

El primer beso

DE Dios el sumo poder
Y de su alto amor en nombre,
Formó en el Edén al hombre
Y enseguida á la mujer.

Al ver él tanta hermosura,
Y al ver ella tanto ardor,
Sorprendieron al amor
Bajando desde la altura.

Y los tres en el exceso
De placer tan sin segundo.
Hicieron temblar al mundo
Al eco del primer beso.

Lazos de amor

YO creo que se ama en la otra vida
Lo que amamos aquí.
Comprendo que allá hay almas que me esperan
Mientras puedo morir.
Atravieso sufriendo y esperando
Esta vida infeliz
Porque los lazos que rompió la muerte
Se volverán á unir.
¡Ah, si el morirme fuera, oh madre mía!
No verte allá jamás… ¡Que horrible trance
Fuera entonces morir!

Tu mirada

VOY vagando perdido en el espacio,
Sin rumbo, indiferente á cuanto veo;
Como esas aves que en la mar errantes
Surcan el viento.

Enmudezco en las horas de tu ausencia
Como en la paz del triste cementerio;
Como la rota, abandonada lira
Del bardo muerto.

Pero apenas me fijas tu mirada,
Donde la vida y la ventura encuentro,
Soy un rayo de amor que raudo cruza
Al través de tus ojos hasta el cielo.

Los ojos azules

TIENE el azul divino de tu ojos
El diáfano color
De las flotantes gasas de los aires
Bajo la luz del sol.

Tienen la transparencia del zafiro
Que deja percibir de tu alma ardiente
El fuego del amor.

Tienen ese matíz del mar en calma
Cuando lo baña el argentado lampo
Del matutino albor.
Son aire, luz y mar; amor y cielo
Más hermosos que el mar y que el amor,
Más hermosos que el cielo…. El cielo es uno
Y tus ojos son dos.

El viento de la noche

OYES? Ya baja á nuestro espacio umbrío
De las etéreas salas
El viento de la noche rudo y frío
Rasgando nubes con sus negras alas.

Oyes? Como rumor de tristes voces….
Ecos de llanto, vuelos de suspiros….
Como tropel de ayes…. Como voces
De incomprensibles y volubles jiros….

Es que el viento recoje con empeño
Escorias de dolor, restos de llanto,
En la hora del sueño,
En que por bien de Dios se olvida tanto.

Es que el viento, divino mensajero
De la morada pía,
Barre el valle de lágrimas entero;
Pues si la aurora del risueño día
Viera tanta miseria…. No saldría.

Soledad del alma

YA moribundo el sol en occidente
Derrama sus postreros resplandores,
Dobléganse los tallos de las flores,
Cesa el rumor de la sonora fuente.

Suben en tanto allá por el Oriente
En confuso tropel negros vapores,
Y entre los altos juncos cimbradores,
Zumba medroso el huracán potente.

Cubre el zenít un velo funerario,
Hondo suspiro de dolor resuena;
Que al hombre que en el Gólgota se inmola

Envuelven en blanquísimo sudario,
Y la Madre de Dios de duelo llena
Queda al pié de la cruz postrada y sola.

Las nubes (Cuéllar)

NUBES flotantes, húmedos vapores,
Viajeras incansables del espacio,
Que vestís los colores
Del rubí, del zafír y del topacio!
Veros me place; el sol os ilumina
Y le tendeis magnífica cortina.

¡Las nubes! silenciosas mensajeras
De las azules cóncavas alturas,
Que destendeis vistosas
En el éter flotantes colgaduras;
¡Oh! ¡cuánto goza el corazón si miro
Vuestro voluble é incesante giro!

Si te gusta #José_Tomás_de_Cuéllar... Clic para tuitear

También te puede interesar...

Poesía eres tú, te gusta?

X