DEL HOMBRE Y EL VASO

Juan Antonio Masoliver Ródenas (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas FANTÁSTICOS

 

Que el vaso si está lleno o está vacío
por siempre seguirá siendo él un vaso,
de líquido relleno o más escaso,
no debe de verterse el agua al río,
ni es justo atribuirle algún fracaso.

Que el vaso aquí carece de albedrío,
apenas algo más que un continente,
si flota se le lleva la corriente
o se hunde cuando el mar está bravío,
el vaso que obedece nada siente.

El hombre como el vaso es un payaso,
los dos tienen un dueño que maneja
los hilos deshilando en la madeja,
conscientes que han de hacerlo pasa a paso
si el rey, que es el que manda, a ellos les deja.

Que el hombre como el vaso es un objeto
que suelen valorar por sus funciones.
En tanto que ambos sirvan de felones
habrás de disfrutar de su respeto
no importa la verdad ni las razones.
©donaciano bueno

Y tú qué crees? Clic para tuitear
¿Conoces a Juan Antonio Masoliver Ródenas? Lee/escucha algunos de sus poemas

Juan Antonio Masoliver Ródenas

Las palabras se han gastado para siempre

Las palabras se han gastado para siempre.
El cielo que habitamos ya no existe.
Las casas se han poblado de vacío.
Y yo soy los harapos de los días
felices que recuerdo como un dolor
que suele sin heridas. Fuimos
sombras que el viento ha ido borrando.
Somos charcas abandonadas en el tiempo.
Todos los espejismos se han quebrado.
Sólo queda el instante de las cruces.

Ahora que el corazón me duele como nunca

Ahora que el corazón me duele como nunca,
como un espejo, sí, como un espejo
herido, como un sol incendiado o las cenizas
de sol en la mirada de lo que fue:
días de amor como dicen que son
en la penumbra los muebles de una alcoba,
sus espejos, los cuerpos que reposan
en la indolencia de un prado o de una cama.
Al pintar iniciamos la creación
de la realidad. El tiempo ignora este instante
de dicha, este dolor del lienzo
que revela el cuerpo que ahora duele
tanto porque es tan sólo el cuerpo
de un instante. Y está aquí, con nosotros.
Como el día del amor en el lienzo,
sin ventanas, ni luces, ni paisaje,
sólo este hondo dolor,
este abrazo que ahora, en el vacío,
es una herida, como las sombras
que dejan los muertos más queridos
en nuestros ojos. Y duele tanto
amarles. Y amarla duele más
porque está viva y no está aquí
y es feliz y ha olvidado mi abandono.

Y supo del amor cuando dejó de amar

Y supo del amor cuando dejó de amar.
Lloraba por las calles como si fuesen charcas,
el sexo le dolía como si fuesen ojos
y se aferraba al aire como si fuesen ramas
y era un árbol podrido por los días del tiempo
que ahora regresaban como regresa el viento
en el jardín de arena o en las casas de polvo.
Y los hombres que lloran no se sacian de amar,
lloran como las noches en las charcas de fango,
como madres sin pechos, como niños de tierra
en paisajes de céfiro que revelan ciudades
donde todo está lejos, azul y sin campanas.
El amor es la boca que empeña los espejos
donde estuvieron juntos bailando los que aman.
¿Quién hurga en los escombros del amor? ¿Quién
desempaña el vaho del cielo y quién repara
las grietas de los ojos, sus paredes de moho?
En el alba los hombres se adoraban el sexo,
las mujeres cocían ladrillos y lloraban,
el huérfano de amor buscaba en la maleza,
y encontró un espejismo y en él se recreaba.

Son los besos del cuerpo los que gimen

Son los besos del cuerpo los que gimen
y piden en la boca más gemidos.
Y volvemos al cuerpo y nos besamos
y es la saliva blanca como sal
que nos besa y abrasa y nos hundimos
en un sueño sin fondo
y allí, en un mar de espejos,
volvemos a encontrarnos
y a sumirnos.

Como hojas que el viento arrastra

Como hojas que el viento arrastra
en la neblina de la arena,
así la música, el agua
desmenuzándose en las cuevas
de la luz, la luz estallando
en las paredes blancas. Blancas
velas, gaviotas. Las puertas
que se abren en el mediodía
del mar donde estás
nítida en los recuerdos
que me ciegan.

pág. anterior
siguiente