ARDIÓ PARÍS

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

Al alba fue. ¡Ardió Paris!
Una gran pira le sorprendió a esa ciudad bella,
dormida. De rencor se inundó, de sangre gris,
de abatidas pavesas a su alma haciendo mella.
Hasta el sol y la luna tejieron un tapiz
para ocultar la estrella.

¡Resoplen las trompetas!
A los que convencidos están, de Alá creyentes,
no permitan que nadie les troque en marionetas
guiadas por los hilos de profetas indecentes
que, sibilinos, os utilizan con sus tretas
para abducir las mentes.

¡Oh, ciudad de la luz!
Hoy, lloran afligidas tus luces apagadas
pues gentes que se dicen contrarios a la cruz
en un mar de lágrimas os tienen anegadas
de dolor. Y a vuestros hijos penando en ataúd
sus almas apenadas.

Gentes de mente obtusa,
de alma débil a los que les han comido el coco,
que propietarios codician ser de las esclusas
que en el mundo son desde el río Nilo al Orinoco.
Todas, falsas justificaciones, son excusas,
razonamientos locos.

¡Ya el cielo está atronando!
Morir por Alá, ¡que atrocidad! como si dios
alguna vez dijera que hay que morir matando
ahorcando vais y a vuestro dios diciendo adiós
al mismo ritmo que al ser humano exterminando
como en un contradiós.

Quien en su sano juicio
de un ser superior que predicando va el amor
puede interpretar que nos reclame el sacrificio
de nuestros hermanos y que lo hagan sin temor.
por hablar o escribir o desarrollar su oficio
y aun más si era de humor.

Solo son sujetos de enajenación mental
a los que la doctrina ha llevado hasta el abismo
pues suelen considerar que están en su cabal,
que sea algún dios quien se lo ordene, da lo mismo,
que la víctima inocente sea, les da igual
¡maldito fanatismo!
©donaciano bueno

No entro a valorar la oportunidad y derecho o no a publicar viñetas que puedan ofender a los creyentes. Ni siquiera si eso encaja en los cánones de la libertad de opinión. Personalmente tengo mis dudas. Quede constancia aquí, sin embargo, de que no solo los yihadistas vienen matando en nombre de dios. Solo es preciso remontarnos a las guerras santas. Incluso hoy día la organización terrorista ETA quien debe sus orígenes a los representantes de la iglesia católica, sacerdotes, algunos que se negaban a dar los útimos sacramentos a los asesinados mientras la iglesia oficial miraba para otro lado. Ver para creer.

A %d blogueros les gusta esto:
poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética