MI VIDA ES UNA CASA

Poeta sugerido: Fernando Ampuero

EL POEMA Leer otros poemas de FECHA ESPECIAL

 

Mi vida es una casa con el tejado gris,
sembrada de gorriones pintando garabatos,
paredes astilladas sin cal y sin barniz
repletas sus estancias de anhelos timoratos.

Mi casa tiene un patio con un jardín henchido
de sueños fenecidos y de otros muy pacatos,
hay unos que se fueron por donde habían venido,
con los que aun están vivos, mantengo buenos tratos.

La faz de la fachada corriente es y anodina,
al centro una ventana y al lado dos balcones,
hay una que me inspira la música divina
y me aupo a las terrazas a ver los nubarrones.

Como las otras casas, también tiene un desván
en donde fui escondiendo las viejas emociones,
los odios y rencores. También allí hallarán
algunos cachivaches que son las sin-razones.

Subí hoy a la tronera tras de una larga estancia,
los sueños que soñé seguían adormecidos,
hubo otros que olvidé, que percibí escondidos,
mas todos anhelé como en mi tierna infancia.
©donaciano bueno

Di si te gusta, o no te gusta Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Fernando Ampuero

Fernando Ampuero

AMAS COMO UNA BESTIA

Amas como una bestia
y como una bestia besas,
lames, babeas, muerdes,
amas como una niña herida
recortada en su doliente soledad,
gozas ferozmente y dejas oír
el ruido animal de tu piel que se eriza,
dentro de ti la noche se desgarra
y truena con un ronquido de pantera,
tu lengua es rápida y caliente,
tu espalda una palmera que se arquea,
tus piernas son tenazas de langosta,
gruñes, arañas, chillas,
amas como si todo cuerpo fuera tu enemigo.

DAME TODO EL PLACER QUE TIENES ESCONDIDO

Dame todo el placer que tienes escondido,
déjame flotar en tu vaivén de mar silente,
y así yo besaré
(en la hora más vehemente)
la bella y secreta arruga de tu cuerpo
y hasta tus chispas beberé,
antes de que la suave luna escape de su cerco.
Verde es el deleite como el atardecer de un beso.
Dame todo el placer que guardas para nadie,
dame tus células y tu pensamiento.
Abreme a la desnuda noche en mi deseo,
dame todo el morir que acuna este momento.

¿QUIEN DICE QUE ESTO ES UN VIOLÍN OLVIDADO?

¿Quién dice que esto es un violín olvidado?
Cualquier tonto sabe que muy pronto te irás
y probablemente también comprenda
la tenue sabiduría de este instante.
Cualquier tonto es capaz de sonreír
y quién sabe si hasta no le sorprenda
la perfecta claridad de mi mirada.
Tu corazón, tan tierno, ya ha echado a volar.
Yo no quiero hablar de ese estúpido milagro.
Yo sólo quiero decirte que este violín es mío
y que entre sus maderas
encierra una suave melodía.
Y que con ella, a veces, bailan las estrellas.

ESTOY EN TI COMO EL AGUA ESTA DENTRO DEL AGUA

Estoy en ti como el agua está dentro del agua
y estoy en las medallas de sol
que condecoran al agua de reflejos
y estoy también en el soplo de brisa
que inquieta el centro del manantial
como si palpitase en el agua
un corazón transparente.
Estás en mí como el sueño está
junto a la blanquísima almohada,
y el ansia está siempre donde tu boca respira
En cada jardín de mi reino
hay una rosa que te anuncia,
y en cada noche hay una distancia
entre el olor de tu piel y mis manos,
que es el amor, el lozano amor.
De: Canciones del origen

VENGO DE UNA ANTIGUA FAMILIA DE ESPIRITISTAS

Vengo de un antigua familia de espiritistas,
gentes que le hablaban al aire o bien cavaban
en los suelos de las casas
buscando tapados (decíase así en Lima
al referirse a los tesoros enterrados).
La mirada vaga, al parecer, me viene de mi abuela
(lado materno). Ella cabeceaba de sueño
en sus trances de ultratumba,
pero también lo hacía, y con finísimo estilo,
a la hora de la siesta.
La sonrisa desvaída es de mi tía María,
y con dicho gesto indicaba
que sabía algo que nadie más sabía.
La comprensión a golpes de visiones
era la habilidad propia de mi madre.
(No me transmitió ese don, aunque si me ayudó,
cuando niño, en las tareas de matemáticas).
Los largos silencios y una ligera sordera
tan sanos para una vida llevadera,
han sido siempre rasgos comunes de todos mis ancestros;
de ahí nos viene este aire de misterio.
Por el lado paterno además tuve un abuelo hipnotista.
El hipnotizaba a las piedras y luego las lanzaba al mar.
Y en ocasiones, si se encontraba de humor,
las obligaba a dar pequeños y gráciles saltos
sobre las resplandenciente espalda de los tumbos.

Te sugiero seguir leyendo...
Es frecuente pregunten ¿cómo están?y yo siempre respondo que hay peores,los que dicen que sufren…
Scroll Up