Viena

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Cuando el presente aún vive del pasado
y en sus straßes la música se siente,
todo el arte en movimiento está presente,
y el talento del artista es admirado.

Cuando esa imagen se torna irreverente
en un gran concierto de ópera infinito,
la magia que hay en ambiente pega un grito
a palaciega velada efervescente.

Cuando el gran Gustav Klint regala su presencia,
Wolfgang Mozart a tus oidos les sorprende,
a Strauss oyes, Beethoven ves su duende,
con sus atuendos pidiéndote indulgencia.

E incluso que, azul, el Danubio allí un vals baile,
en el gran Café pruebes un chocolate
y contemples la cultura como late
filosofando en iglesias a algún fraile.

Cuando veas disfrutar de una verbena,
e intentando orientarte leas Karlsplatz,
no lo dudes, buen amigo, que tú estás
en la insigne Corte imperial, estás en Viena.

©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: Viena es esa ciudad en la que el primer arquitecto diseño un proyecto de edificio y los siguientes se dedicaron a efectuar variaciones a ver quien lo mejoraba, y en los que el arte respira por sus poros. Este humilde poema va dedicado a mis amigos Merche y Avelino en nuestro reciente viaje. He subido el pequeño vals vienés de Leonard Cohen con letra de García Lorca a quién, con todos mis respetos, no entiendo.Straße. una licencia, en alemán, calle. El texto lo podeis leer aquí: http://www.donacianobueno.com/pequeno-vals-triste/

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!

A %d blogueros les gusta esto: