BAILAR SIN SABER BAILAR

Antonio Gala (poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Salió a danzar consciente no sabía
pues nadie a él a bailar le había enseñado,
buscando no morir en la porfía,
absorto ante el bullicio que sentía,
mimando a cada paso con cuidado.

Paróse a interpretar la melodía
consciente que al oído hay que hacer caso,
siguiendo al ritmo tal como podía,
tratando no excederse en fantasía
y aun menos tropezar como un payaso.

Pues nadie le advirtió que en esa danza
experto uno ha de ser siguiendo el ritmo,
sin pausa, sin premura y sin tardanza.
Ni sirve y has de huir de la alabanza,
no existe para el baile un algoritmo.

Palpando la emoción en el ambiente
al verse ovacionado por la audiencia,
que el ruido se apagó no fue consciente,
siguiendo con su danza él insistente
perdiendo hasta su estado de conciencia.

Ocurre cuando observas los colores
y crees de tus versos en su magia,
te sientes embriagado por las flores
gozando del placer de los amores
y el cielo que ensombrece un mal presagia.
©donaciano bueno

El ego es bueno si es con medida Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Antonio Gala

Antonio Gala

Bajo qué ramas, di, bajo qué ramas

Bajo qué ramas, di, bajo qué ramas
de verde olvido y corazón morado
la roja danza muerde tus talones
y te estrechan amantes amarillos.

Desde qué repentina lontananza
giras, me nombras, saltas entre el aire,
mientras yo permanezco absorto en sueños
aún dormida creyéndote en mi alcoba.

Qué plateada tristeza te reviste,
si alegre hasta tu alegre voz acudo,
los pies descalzos, para entrelazarme
sal paso de tu danza apresurada.

Dónde te vas cuando te vas y lloran
las colinas, a solas con tu nombre
para siempre, hasta oír al lado mío
tu voz que me pregunta a quién aguardo.

El arma que te di pronto la usaste

El arma que te di pronto la usaste
para herirme a traición y sangre fría.
Hoy te reclamo el arma, otra vez mía,
y el corazón en el que la clavaste.

Si en tu poder y fuerza confiaste,
de ahora en adelante desconfía:
era mi amor el que te permitía
triunfar en la batalla en que triunfaste.

Aunque aún mane la sangre del costado
donde melló su filo tu imprudencia,
ya el tiempo terminó de tu reinado.

Hecho a los gestos de la violencia,
con tu mala costumbre ten cuidado;
tú sólo no te hieras en mi ausencia.

Es hora ya de levantar el vuelo

Es hora ya de levantar el vuelo,
corazón, dócil ave migratoria.
Se ha terminado tu presente historia,
y otra escribe sus trazos por el cielo.

No hay tiempo de sentir el desconsuelo;
sigue la vida, urgente y transitoria.
Muda la meta de tu trayectoria,
y rasga del mañana el hondo velo.

Si el sentimiento, más desobediente,
se niega al natural imperativo,
álzate tú, versátil y valiente.

Tu oficio es cotidiano y decisivo:
mientras alumbre el sol, serás ardiente;
mientras dure la vida, estarás vivo.

Si ya no vienes

Si ya no vienes, ¿ para qué te aguardo?
Y si te aguardo, di por qué no vienes,
verde y lozana zarza que mantienes
sin consumirte el fuego donde ardo.

Cuánto tardas, amor, y cuánto tardo
en rescindir los extinguidos bienes.
Ya quién me salve no lo sé, ni quienes
clavan el alma dardo sobre dardo.

A la mañana, que se vuelve oscura,
sigue la noche, que se vuelve clara
a solas con tu sed, que hiere y cura.

No quisiera pensar si no pensara
que, privado que fui de tu hermosura,
me olvidara de mí si te olvidara.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 302

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
El gato que yo tengo no es un gatopues que es muy femenina, es una gata,que mete la patita, no la pata.Con ella yo me…