BENDITO FÚTBOL

EL POEMA Leer otros poemas de HUMOR

 

Olé tu madre, olé y olé, gritaba,
un tipo de apariencia regordito
al ver como insistente ella saltaba
mostrando su alegría. Y empinaba
la cresta cual gallito.

Y el olé lo paró el hombre del pito,
de forma que el semblante le cambiaba.
¡Penal, se oyó!. Fue el cielo que atronaba,
el mismo al que en relámpago inaudito
temblando suplicaba.

Después todo siguió igual o no, quizás
del síndrome bipolar él padeciera,
pues lo mismo arengaba a los demás
que afligido gritaba así no más
mientras se desespera.

¡Bendito seas tú, seas bendito!,
en mis letras te admiro, don balón,
aunque a veces nos crees frustración
por los ratos que muero de emoción,
aquí hoy yo resucito.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear

Impactos: 0

Te sugiero seguir leyendo...
Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro... y a veces lloro sin querer...Plural ha sido la celeste historia de mi corazón. Era una dulce niña, en este mundo de duelo y…