DE CAZA POR LA GRAN VÍA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Una tarde cuando el sol se pierde en la lejanía
yo cruzaba la Gran Vía de Madrid, con mi galbana
a cuestas, y mi alegría, mi presencia casquivana,
cartuchos en mi canana, de ojeo en la travesía.

Iba pausado, tranquilo, cual cazador va en la caza,
de pronto vi en la terraza de un café que hacía esquina,
los labios junto a una taza de una muchacha divina,
belleza cálida y fina cual aceite de linaza.

Dí a mis pasos un respiro para mirar de soslayo
¡dios mío, me parta un rayo! que a observarla no resisto,
un poco más me desmayo, ¡voto al cielo, viva Cristo!
para mí era nunca visto. Hice de mi capa un sayo

acercándome a su vera con descaro y disimulo,
no piensen que esto es un bulo, que la bella puñetera
me dio un pellizco en el culo y acercando su cadera
quiso alzarme la cartera encomendando a su chulo.

Ahora que todo ha pasado sigo un poco resentido,
no comprendo aun por qué ha sido, ni lo acepto tan siquiera,
y me encuentro deprimido, mas me palpo la cartera
y a quien manda en la tronera le aconsejo esté dormido.
©donaciano bueno

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética