EL DÍA EN EL QUE FRANCO RESUCITÓ

Mi Poeta sugerido: »Hilarión Cabrisas

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Estaba él descansando dulcemente
ajeno a lo que ocurre,
lugar donde la gente ya se aburre
que allí se duerme en paz plácidamente
y el tiempo no transcurre.

En medio del silencio ignominioso
tirado a la bartola,
cual beodo amarrado a su farola,
tocándose la panza, perezoso,
sin nadie hacer la ola.

Pensando que a este mundo él era ajeno,
que ya le han olvidado,
-la historia forma parte del pasado
el odio y el rencor son el veneno
que al aire deja helado-,

sintió como del suelo levitaba
y él mismo se movía.
Se puso a meditar qué sucedía
si acaso algún malvado le atacaba
pues mal a nadie hacía.

Y en esto que se oyó de desbandadas
un ruido silencioso,
llegando a percibir algo borroso
a tipos que volviendo a las andadas
tildaban de mocoso.

De nuevo he de luchar contra gigantes,
que así que ya esté muerto
me jacto de que sigo muy despierto.
Persigo a malandrines y a tunantes
y en ello me divierto.

Perdóneme señor, es la mudanza,
apenas un par de horas,
oyó que alguien decía. No hay demoras.
Y culpe a los que mandan la tardanza,
lo hagamos a deshoras.
©donaciano bueno

A vueltas con el Caudillo Clic para tuitear

Comentario: Mirar hacia el pasado solo cuando sirve para mejorar aquello que se hizo mal, como método de aprendizaje. El resto no sirve de nada.

POETA SUGERIDO: Hilarión Cabrisas

Hilarión Cabrisas

A Safo

Porque eres canallesca, porque eres exquisita,
y porque eres perversa, y porque eres fatal,
mi carne pecadora tu carne necesita
para libar las mieles de las flores del Mal.

Porque tiene tu vientre albor de margarita,
y tus piernas, columnas de tu templo carnal,
guardan el Tabernáculo de mi hostia maldita
y ocultan el secreto de mi anhelo sensual.

Porque tus ojos glaucos, para el hombre inconstantes,
brillan faunescamente, lesbianos, inquietantes,
cuando pasa una núbil doncella junto a ti,

anhelo pecadora, tu lascivo contacto
para la complicada consumación del Acto,
¡Con la santa lujuria que está latente en mí!

De profundis

¡Te perdí para siempre! El torbellino
de la ciudad, te arrebató inclemente.
Ya nunca volveré a besar tu frente
ni beberemos juntos nuestro vino.

La vida bifurcó nuestro camino;
ya no vamos del brazo alegremente,
ni apaga nuestra sed la misma fuente,
ni tú oyes mi canción, ni yo tu trino.

¡Y no hubo ni un adiós! Fue lo insondable:
el silencio… el dolor… lo irremediable…
¡la atroz sonrisa y la fingida calma..!

Después, cargué mi amor rígido y yerto.
Lloré mucho; recé, velé a mi muerto,
¡y me enterré el cadáver en el alma..!

La lágrima infinita

¡Esa!… La que en el alma llevo oculta;
la que no salta afuera ni se expande
en la pupila; la que a nadie insulta
en un alarde de dolor: la grande,

la infinita, la muda, la sombría,
la terca, la traidora, la doliente
lágrima de dolor, lágrima mía,
que está clavada en mí profundamente!

La que no da una tregua ni un consuelo
de dulce sollozar. La que me hiere,
y me punza, y me obsede, y pone un velo
turbio en mis ojos; la que nunca muere

ni nace a flor de rostro; la que nunca
refrena su latir; la que no intenta
asomarse a la faz y queda trunca,
y hace la pena interminable y lenta…

Cántaros secos, áridos, mis ojos;
páramos sin frescura ni rocío;
febricitantes de escrutar los rojos
límites, del espacio y del vacío…

¡Esa!… La que no llega, ni ha llegado,
ni llegará a los ojos nunca… ¡nunca!…
Mi lágrima tenaz que no ha mojado
el Sahara estéril de mi vida trunca,

¡Ésa… no la verás, porque en la calma
de mis angustias, se ha trocado en perla!
Para verla hace falta tener alma;
y tú, ¡no tienes alma para verla!…

Mar sin orillas

Un dolor se me va y otro me arredra;
ola que se marchó y ola que viene
a batirme, y apenas se detiene
sobre mi viejo corazón de piedra.

Ola que llega, y rompe, y salta y medra
del dolor de la roca, y se mantiene
sólo el instante aquel que le conviene
para arrancarle hasta su airón de yedra.

Lucha sorda y tenaz; mudo combate
de la ola que se va, vuelve y se abate
en el peñón que su ira desafía…

Dolor perenne, inextinguible, intenso,
rudo y fiero combate en este inmenso
mar sin orillas de la vida mía…

Sed de ti

¡Qué sed tengo de ti! Eres la fuente
que corre cristalina ante mis ojos,
y son inútiles mis brazos flojos
para hacer que se tuerza la corriente.

Inútilmente domo mis antojos,
y trato de olvidarte inútilmente:
sueña mi mente con tu tersa frente
y con el vino de tus labios rojos.

¿Qué daño habré hecho yo, que en mi camino
todo me llega tarde? Si es mi sino
cargar el fardo de mi vida trunca,

¡que no te vuelva a ver! Yo te lo pido
por Dios… ¡Cuánto mejor hubiera sido
que no te hubiera conocido nunca!

Síntesis

Vive tu vida y ámala, sea buena
o mala para ti: ese es tu sino.
Si te punzan las zarzas del camino
haz un yambo votivo de tu pena.

Ten tu copa de amor bullente y llena,
y embriágate de amores y de vino,
Baudelaire te lo dijo: haz un divino
canto a PAN DE TU VIDA ardiente y plena.

Musicaliza todo : tus dolores,
tus placeres, los páramos, las flores,
vive en perenne Domingo de Ramos.

Y espera anacreóntico la muerte
diciendo ante el enigma de la suerte
como Rubén: -¡Señor!… ¿A dónde vamos?…

¡Sólo entonces sabrás cuánto de quise!

Cuando yo muera… -ha de llegarme el día
antes que a ti- al cerrar mis ojos yertos,
piensa que si aún hay vida entre los muertos,
te seguiré queriendo todavía.

En mi ansiedad suprema de agonía,
mis labios secos, torpes y entreabiertos,
aun sin calor, se moverán inciertos
por balbucear tu nombre, amada mía.

Ése será tu triunfo. En esa hora
tú, de mi vida absurda embrujadora,
sabrás, al fin, cuánto te amé y sufrí…

Y dirás: “A las otras mintió amores;
pero ninguna le causó dolores
de amor, porque no amaba sino a mí…”

Te sugiero seguir leyendo...
Los versos de este poetasin ti, lector, no son nada,son como el agua encharcadaque se…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up