ESPEJITO, ESPEJITO…

Manuel Benítez Carrasco (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Me dicen que soy viejo y yo inocente
me miro con frecuencia en el espejo,
y escucho: no hagas caso, que esa gente
no llega a comprender que su reflejo
se vuelve para atrás como el cangrejo
o pinta adecentándote el presente,
depende si hoy me acerco o si me alejo.

Me ponga de perfil o bien de frente
a veces mis defectos difumina
mostrando más huraño o sonriente,
mi espejo, más que espejo es una mina
que amén de reflejar se contamina
de aquello que se lleva la corriente
y creo que es mas malo que la quina.

Mi espejo a mi me mira con cariño,
me tiene en especial mucho respeto,
si miro y le hago un gesto él me hace un guiño,
bailando nunca puede estarse quieto,
a ver, hazme más guapo, yo le reto,
que a veces se comporta como un niño
mas sabe en sus asuntos no me meto.
©donaciano bueno

Todo es según el cristal...,o no? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Manuel Benítez Carrasco

Manuel Benítez Carrasco

De Soleá del amor desprendío:

Mira si soy desprendío
que ayer, al pasar el puente,
tiré tu cariño al río.

Y tú bien sabes por qué
tiré tu cariño al río:
porque era hebilla de esparto
de un cinturón de cuchillos;
porque era anillo de barro
mal tasao y mal vendío,
y porque era flor sin alma
de un abril en compromiso,
que puso, en zarzas y espinas,
un fingimiento de lirios.

Yo no puse en compraventa
mi corazón encendío;
y has de tener muy en cuenta
que mi cariño no fue
ni comprao ni vendío,
sino que lo regalé.
Ya ves si soy desprendío
que ayer, al pasar el puente,
tiré tu cariño al río.

Tus cinco toritos negros

Contra mis cinco sentíos,
tus cinco toritos negros:
torito negro tus ojos,
torito negro tu pelo,..
torito negro tu boca,
torito negro tu beso,
y el más negro de los cinco
tu cuerpo, torito negro.

Barreras puse a mis ojos,
tus ojos me las rompieron.
Barreras puse a mi boca,
tu boca las hizo leño.
Puse mi beso en barreras,
tu beso las prendió fuego.
Barreras puse a mis manos,
las hizo sombra tu pelo.
Y puse barreras duras
de zarzamora a mi cuerpo,
y saltó sobre las zarzas
el tuyo, torito negro.

¡Deja, que no quiero verte!
¡Déjame, que no te quiero!

(…)

¡Te quise siempre! ¡Te quise!
¡Te quiero siempre! ¡Te quiero!

Aunque no puedo quererte,
¡Te quiero!
Aunque no debo quererte,
¡Te quiero!
Aunque en cunas de tu casa
se está meciendo un almendro
¡Te quiero!
Aunque yo tengo dos lirios
que se me cuelgan al cuello,
¡Te quiero!

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

¿Tienes algo que decir ? ¡Anímate y opina!

avatar
  Subscribe  
Notify of