JUNTO AL RÍO

Álvaro Pombo (sugerido)
EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Andaba divagando junto al río
del cauce que amamanta la ribera
a cuestas con su sueño y su albedrío,
su mente proyectada en el vacío,
filmando con su vista la pradera.

Llevando algún recuerdo en sus espaldas
arrastras, cual lo hiciera un andrajoso,
pasaba aquel camino pedregoso,
buscando convertir piedra en guirnaldas
que hiciera aquel andar más  amoroso.

El agua pizpireta y pinturera
brincaba al ver pasar con un regate,
fingiendo demostrar que le quisiera,
lo mismo que a la mies la sementera,
le invita a repintar color granate.

Pensando lo bonita era la vida,
así que alguna vez sea traicionera,
sintió una desazón, como una herida,
lo mismo que una avispa que, atrevida,
clavara su aguijón en la pernera,

lo que hizo despertara del letargo,
y viera alrededor que no había río,
el campo sin pradera era baldío.
La vida hay que pasar, su trago amargo,
creyendo hace calor cuando hace frío.
©donaciano bueno

Puesto que hay que pasarla, mejor...? Clic para tuitear
Lee/escucha otros poemas, éstos de Álvaro Pombo

Álvaro Pombo

Hay una traslación de tu leyenda

Hay una traslación de tu leyenda
en calderilla de ficus y de prunus
y terrazas pequeñas
de todo el noroeste de Madrid 

Hay una tradición de que venías
y parecía que no llegabas nunca 

Hay toda una hermenéutica de labios
y tu pelo castaño
que no podía acariciarlo nadie 

Una letrilla popular existe
que dice que tú eras inasible 

VIGÉSIMA VARIACIÓN

Sus venas como los ríos son iguales que tú
los dedos de los cristales los nombres escritos en el vaho de los
cristales tu nombre escrito en el polvo de los cristales

Durante todo el verano la sala se detenía en la calma de  las hojas
aquel verano aprendimos las nuevas inclinaciones del cuerpo
y al atardecer llorábamos

Nunca creí que hubiera otras ciudades gentes como nosotros ajenas
     a nosotros
aquel verano todo pareció mucho menor y más íntimo
miles de sentimientos que se ahogaban en un vaso de agua

Los árboles coincidían contigo cada tarde la tarde
coincidía contigo cada tarde y el autobús
llegaba tarde cada tarde y tú llegabas tarde cada tarde

Oh amor qué tontería era el amor y sigue siendo!

No te pierdas todas las Noticias de hoy sobre Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.