Lucas Palacios (poeta sugerido)

LA GARLOPA (Palabras moribundas I)/Donaciano

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Garlopa, esa palabra moribunda
que a fenecer resiste y que galopa
en las manos expertas del artista,
desliza en la madera en la que frota.

A veces, ¡ay!, resopla furibunda
o bajo lentamente y ya se acopla,
no hay nada que a sus garras se resista
y nada se interponga si resopla.

Cepillo, ese aprendiz de carpintero
más joven, alicorto y timorato,
se aplica con más tímido arrebato
a la hora de esprintar sobre el madero.

En este acto virtual la entierro aquí
con la gubia, el formón y el berbiquí,
más no sufras, garlopa, no estás sola,
contigo va el puchero de la cola.
©donaciano bueno

Hasta las palabras mueren? Clic para tuitear

La garlopa es un tipo de cepillo de carpintero que consiste en un paralelepípedo rectángulo de madera llamado caja procurando que la altura vaya disminuyendo un poco hacia las extremidades. La superficie inferior es perfectamente plana. A algunas pulgadas de la extremidad posterior se acopla una especie de puño para impeler el instrumento y cerca de la extremidad delantera se fija un botón.

POETA SUGERIDO: Lucas Palacios

Lucas Palacios

Apresamiento en el norte

A las cuatro de la tarde de súbito aparecieron
en seis caballos combados seis duros carabineros
con las lumas amarradas engominados enteros
cuentan que habían venido desde más allá del cerro
cuando parca se elevaba la luna con su desvelo
los seis señores ajaron –desequilibrio siniestro–
con los ojos como cuervos: allí lo tomaron preso.
Guerrero
Mareado se tambalea
herido de orgullo y pierna
su lengua le pide agua
pero bebe una cerveza
Ay Guerrero! ¿qué te duele?
¡no te rindas, por la cresta!
toma el vaso de la ira
y sigamos con la gresca.

Niña en silencio
a mujeres desconocidas

Apareció como sombra
confundiendo los colores.
El lobo y puñal cargado
sin huinchas ni pantalones.
Se desató con violencia
dejando amargo y salobre.
Los botones de la blusa
se arrancaron dando botes.
Con el cuerpo retorcido
savia caliente y dolores.
Por debajo de la falda
púrpura grito y desorden.

Escarabajo y hormiguero

«Esta norma no se aplica
a este grupo tan dolido
de honorables presenciales
ya que muchos sacrificios
han debido soportar
en generoso ejercicio
de su responsabilidad»
Al oír con entusiasmo
a dos tan sabios políticos
las hormigas asintieron
comprensivas, al unísono
pues todas se preguntaban
en aquel secreto críptico:
¿cómo cargar con impuestos
a ese grupo tan conspicuo?

Oráculo

Veo pájaros en cada mirada
palpo vergüenzas y desvaríos veces
me siento un impostor.

Te sugiero seguir leyendo...
Tenía un triste semblante, alto, enjuto, cabizbajo, mandaba al mundo al carajo, con la hiel…
Scroll Up