LA PAGA A FIN DE MES

Mi Poeta sugerido: »Gustavo Yuste

EL POEMA Lee otros poemas de HUMOR

 

Quien llega a fin de mes sin una paga
ignora cuanto anima y se disfruta.
Es tanta la emoción que hace una llaga
en ojos y hasta el alma se le amputa,
placer que con dinero no se paga.

Ignoro de alguien tenga y no la abrace,
en cambio sé de muchos que la adoran,
pues pienso no hay ninguno la rechace
sabiendo en sano juicio lo que hace.
Si a algunos se la quitan lo deploran.

Se muestra cuando llega sonriente
consciente ha de tener su recompensa
dispuesto como estás a incarle el diente.
Capaz es de lanzarse en parapente
dispuesto como acude en tu defensa.

De todos los inventos que hoy existen
ninguno hay que a la paga le supere.
Si alguno más se inventa que me alisten.
Me opongo a que los listos me despisten
y aun menos se le cante el miserere.
©donaciano bueno

Si tú aún no la tienes,,,ya verás... Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Gustavo Yuste

Gustavo Yuste

RECORDATORIO

La virgen en la fachada de una iglesia,
iluminada por una luz amarilla,
y protegida por un vidrio.
Del otro lado,
una señora frena su marcha
y empieza a rezar en voz baja.

El golpe del anillo
contra esa protección invisible
le recuerda que durante toda su vida
nunca pudo tocar lo que adora.

APAGÓN

Un recordatorio para cuando lleguen
los momentos de tristeza:
al igual que durante los cortes de luz,
es recomendable salir a comprobar
si sólo somos nosotros
o es en todo el barrio.

LAMPARITAS QUEMADAS

Del primer capitalismo
nos quedó una de sus lecciones
más básicas y eternas:
la maquinaria siempre
gasta más energía al reanudarse
que cuando nunca se apaga;
y a ese ritmo decidimos vivir.

Del brillo del progreso
persisten las lamparitas quemadas
que nadie se quiere hacer cargo
de cambiar.

Durante las noches,
los más sensibles no pueden dormir
por el ruido incesante
que hacen las teclas de aquellos
que reescriben con mínimos cambios
el viejo testamento.

Una sola cosa es segura
de cara al futuro:
pese a que todos finjamos lo contrario,
en algún momento,
por más mínimo que sea,
también nos vamos a equivocar.

Nuestro primer desayuno

Los dos comemos manzanas verdes
y, a pesar del ácido en la lengua,
seguro vamos a acordarnos de esto
como un momento dulce.
Vos mordés la fruta sin miedo,
mientras que yo uso un cuchillo
para evitar el contacto directo.

De algo tan íntimo y superficial
podríamos sacar varias conclusiones,
pero yo elijo solo dos:
tu capacidad de dejar marcas
en las cosas que tocás
y la distancia instintiva
que toma mi cuerpo
de todo lo que me hace bien.
de La felicidad no es un lugar (Santos Locos, 2020)

Máxima

Si los amigos son esa familia
que uno elige tener,
los enemigos también deberían ser
una elección y no un inevitable.
Una suerte de placer culposo,
como esas canciones que no queremos
que descubran en nuestro celular
o la película que decidimos ver
cada vez que la repiten en el cable.

Dentro de mi vida austera,
el único lujo que me doy es ese:
elegir a mis enemigos con criterio.
El resto, puro humo que se tira
antes de que salga la banda al escenario.

A ellos también los cuento
con los dedos de una mano,
la misma que uso para disparar.
de La felicidad no es un lugar (Santos Locos, 2020)

Lo que uso y no recomiendo

Estos modales heredados,
una relación disfuncional con mis deseos,
la falta total de fe,
el cuestionamiento intuitivo,
excesos perimetrados
y el optimismo de una vela
que tiene toda una noche por delante
y un final asegurado.
de Lo que uso y no recomiendo (Modesto Rimba, 2018)

El amor también es duda

Iba a decirte que te quiero,
pero me apreció impreciso
y por lo tanto mentiroso.
Mientras espero la palabra justa,
el tiempo pasa
pero yo prefiero equivocarme en silencio,
sin dejar huellas.

¿Deberíamos preocuparnos?

Mientras tanto, dejamos que el marketing
ganara terrenos impensados:
ahora solo puedo definir
al cariño que nos tenemos
como un work in progress
sujeto a los cambios del cliente.
(inédito)

La felicidad no es un lugar

Nuestra relación tuvo la fuerza
de esas canciones que se cantan
sin conocer la letra exacta.
Años después,
sin el fervor por el ritmo,
esas palabras que no sabíamos
cobran una importancia vital.
Ahora sé, a la distancia,
que la felicidad no es un lugar.
Eso no significa que no existan
ciertos espacios físicos
que nos hagan sentir mejor,
lo que quiero decir
es que no hay chances
de permanecer mucho tiempo ahí
sin que las cosas se muevan
y haya que aprender todo de vuelta.

Una foto de fondo de pantalla en Río de Janeiro

Una pareja se besa
en medio de la playa
con el mar de fondo.

El gesto dura
apenas 5 segundos;
el tiempo necesario
para poder sacar esa foto
que obligó a que se acercaran.
(inédito)

Te sugiero seguir leyendo...
Yo la amé, sí, en silencio, sin decirlo, sin que nadie pudiera adivinarlo, fui cobarde…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up